Menu


Discriminación y explotación de la mujer
La Iglesia de Tailandia ha hecho oír su voz a favor de la dignidad de la mujer y contra cualquier forma de discriminación y explotación.


Por: http://www.e-cristians.net/ | Fuente: http://www.e-cristians.net/





La Iglesia de Tailandia defiende la mujer contra cualquier forma de discriminación y explotación

La Iglesia de Tailandia ha hecho oír su voz a favor de la dignidad de la mujer y contra cualquier forma de discriminación y explotación.

El obispo de Chanthaburi y presidente de la Comisión para la Mujer de la Conferencia Episcopal del país, Lawrence Thienchai Samanchit, pide a los católicos, en una carta pastoral, que trabajen para acabar con la violencia y la discriminación contra la mujer.

En el escrito, el prelado recuerda cómo la exhortación apostólica Ecclesia in Asia, de Juan Pablo II, afirma que la condición de la mujer en Asia todavía es un problema serio.

“Discriminación y violencia empiezan ya en casa, y después continúan en el puesto de trabajo y también dentro del sistema legal. Muchas mujeres son tratadas simplemente como un objeto, en la prostitución, en el turismo y en la industria del espectáculo”, se lee en el mensaje.

El obispo también afirma que las Iglesias locales de Asia tendrían que promover actividades que tutelen los derechos humanos y la dignidad de la mujer.

“La contribución de la mujer ha sido muchas veces devaluada o ignorada, lo cual ha provocado un empobrecimiento espiritual de la humanidad”, asegura el texto.

La secretaria de la Comisión, Chuensuk Arsaitrumkulha, ha explicado que el organismo organiza cursos de teología para mujeres y encuentros específicos dirigidos a seminaristas mayores para sensibilizar sobre la discriminación contra la mujer y la ayuda a las diócesis de cara a la formación de grupos de mujeres que promuevan cooperativas y actividades económicas.

Según Chuensuk, la carta de los obispos refleja plenamente la condición femenina en Tailandia ya que, según datos oficiales, el fenómeno de la prostitución afecta a más de 2 millones de mujeres y niños, en muchos casos explotados por la industria del turismo.

Por otro lado, el SIDA es la primera causa de muerte en el país asiático (unas 46.000 personas mueren cada año por esta enfermedad) y las mujeres trabajan muchas más horas que los hombres para conseguir el mismo salario. En el terreno político, el Parlamento tailandés tiene 453 diputados y sólo 47 diputadas.
 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |