Menu


Epístola a los Hebreos

Con razón se ha dicho que es la carta más enigmática del Nuevo Testamento: no se sabe quién es su autor, ni sus destinatarios. La referencia a los de Italia, de Heb 13,24 no aclara mucho. Tampoco sabemos si es un sermón o una exhortación doctrinal. El título a los Hebreos procede del siglo II d.C. Por el contrario, asombra la familiaridad, que su autor mantiene con el Antiguo Testamento, con los términos propios de la religión judía: la Alianza, el Sacerdocio, el Tempo. Algunos autores piensan que, cuando se escribió esta carta, todavía no estaba destruido el Templo de Jerusalén (70 d.C.), porque de otro modo no se hubiera hablado de la forma en que se hace; pero otros se inclinan por lo contrario: la carta podría dirigirse a los convertidos del judaísmo que todavía sienten la nostalgia de su religión, del Templo y de sus sacrificios.




A pesar de su conclusión en estilo epistolar, este largo escrito presenta el aspecto de una homilía o sermón litúrgico. Sus destinatarios tenían necesidad de unas "palabras de exhortación" (13. 22), porque su fe estaba en peligro. Después del primer entusiasmo de la...



Capítulos:
Hebreos 1
Hebreos 2
Hebreos 3
Hebreos 4
Hebreos 5
Hebreos 6
Hebreos 7
Hebreos 8
Hebreos 9
Hebreos 10
Hebreos 11
Hebreos 12
Hebreos 13
Reportar anuncio inapropiado |