Menu


El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina
En la generosa celebración del Sacramento de la divina Misericordia, cada sacerdote está llamado a hacer experiencia constante de la unicidad y de la indispensabilidad del Ministerio que se le ha encomendado; esta experiencia contribuirá a evitar esas “fluctuaciones de identidad”, que no pocas veces caracterizan la existencia de algunos presbíteros, favoreciendo el estupor agradecido que, necesariamente, colma el corazón de quien, sin mérito propio, ha sido llamado por Dios, en la Iglesia, a partir el Pan eucarístico y a dar el Perdón a los hombres.


Presentación INTRODUCCIÓN: HACIA LA SANTIDAD 1. « En todo tiempo y en todo pueblo es grato a Dios quien le teme y practica la justicia (cfr. Hch 10,35). Sin embargo,...


Capítulos:
El ministerio de la penitencia y de la reconciliación en la perspectiva de la santidad cristiana
El ministerio de la dirección espiritual
Conclusión: «Qué Cristo sea formado en vosotros» (Gal 4, 19) [135-140].
Índice de materias
Apéndice I: Examen de conciencia para los sacerdotes
Apéndice II. Oraciones
Reportar anuncio inapropiado |