Menu

El Señor tu Dios es el único, ámalo
El hombre moderno se ha aficionado a tantas comodidades, a tantas dependencias, que se han convertido en verdaderos dioses, con sus ritos, con sus defensores y sus sacerdotes
El que no está conmigo, está contra mí.
Jesús se enfrenta a sus contemporáneos que han endurecido el corazón y no son capaces de descubrir la mano de Dios en las acciones de Jesús.

Quien cumpla y enseñe mis mandamientos, será grande en el Reino de los cielos
Jesús nos enseña que el Reino de los cielos se construye poniendo atención a todos los detalles del cumplimiento de la ley.

Si no perdonan de corazón a su hermano, tampoco el Padre celestial los perdonará a ustedes.
Sólo cuando nos asumimos perdonados gratuitamente por Dios, podemos entender que espera de nosotros también un perdón gratuito.

Este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida
El pecado y la división no pueden ser mayores que el amor del Padre

Éste es el heredero, vamos a matarlo
¿He puesto a Jesús como la piedra angular de mi existencia?

Recibiste bienes en tu vida y Lázaro, males; ahora él goza del consuelo, mientras tú sufres tormentos
La parábola es una fuerte crítica a esta inhumana distribución de los bienes a los que todos los hermanos tenemos derecho, pero también es una crítica fuerte al corazón duro de quien ni siquiera se da cuenta de que su hermano está sufriendo

Lo condenarán a muerte
Igual que a los hijos del Zebedeo, hoy Jesús nos lanza la misma pregunta: “¿Podrán beber el cáliz que yo he de beber?

Los fariseos dicen una cosa y hacen otra
No es ambicionando honores, ni puestos como viviremos su evangelio.

“Perdonen y serán perdonados”
Jesús se hace cercano a todo este dolor y despierta en nosotros la esperanza

Sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto
Esto no quiere decir que estemos de acuerdo con todos o que todos estén de acuerdo con nosotros, pero la diferencia no debe hacer odios ni enemistades. Contemplemos a Jesús.

Ve primero a reconciliarte con tu hermano
Dejemos de actuar como si "nos cuidaramos de Dios" y empecemos a actuar en la justicia del Amor.

Todo el que pide, recibe
Cristo nos dice que hagamos nuestra oración con mayor seguridad de la que puede tener un hijo en la respuesta de su padre

“A la gente de este tiempo no se le dará otra señal que la del profeta Jonás”
Ahora aquí hay un profeta que ofrece el Reino de Dios pero poniendo de condición la conversión.

“Ustedes oren así”
Unidos a Jesús, recitemos hoy, una y otra vez el “Padre Nuestro”, y dejemos que el Señor cumpla en nosotros su voluntad.

“Cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron”
El migrante, el encarcelado, el hambriento, el pordiosero, el abandonado y despreciado, se convierten en rostro de Jesús para que en ellos y con ellos construyamos el Reino



Reportar anuncio inapropiado |