Menu




Autor: | Editorial:



Respondemos al Espíritu Santo en la parroquia

















UNIDAD 4 Jesús da vida a la comunidad eclesial por el Espíritu Santo

TEMA 15 Formamos la Iglesia de Jesús, comunidad de vida y armonía
TEMA 16El Espíritu Santo nos enriquece con sus dones en la construcción de la comunidad
TEMA 17 Somos la Iglesia de Jesús servidora en el mundo por el Espíritu Santo
TEMA 18 María, nuestro modelo siempre fiel al Espíritu Santo
TEMA 19 Nuestros mártires, testigos vivos del Espíritu Santo, ejemplos a seguir
TEMA 20Los frutos del Espíritu Santo nos impulsan a crecer
TEMA 21 El Espíritu Santo nos invita a compartir la fe y los bienes con los más necesitados
TEMA 22El Espíritu Santo nos compromete a construir la civilización del amor
TEMA 23Respondemos al Espíritu Santo integrados a la vida parroquial

TEMA 23 Respondemos al Espíritu Santo integrados a la vida parroquial

OBJETIVO


Experimentar y comprender que la acción del Espíritu Santo en nosotros nos impulsa a incorporarnos más estrechamente a la Iglesia participando en su vida y actividades de servicio a favor de los demás, sea en la parroquia o en las organizaciones comunitarias.

NOTAS PEDAGÓGICAS

Conviene dar énfasis en este último tema en el aspecto comunitario de la fe, a la dimensión parroquial, a la pertenencia eclesial y al compromiso dentro de ella. Elaborar una gráfica de la Pastoral Parroquial para hacer ágil y comprensible la presentación de los grupos, actividades y servicios específicos en los que puedan colaborar e integrarse los adolescentes.

VEAMOS

La vida nos muestra que en una familia debidamente organizada todos tienen algunas responsabilidades. De lo contrario, la familia se convierte en un desorden.

Ejemplo:

Hace un tiempo me invitó un amigo a que fuera a su casa. Agradezco el haber sido invitado, pero me prometí no volver allí. Esa casa es un desorden. Parece una casa de locos.

El papá es mecánico en un taller y tiene que salir muy temprano a su trabajo. Cuando llega, no quiere saber nada de los hijos. "Que me dejen tranquilo", suele gritarles a los pequeños, cuando quieren hacerle alguna pregunta. Los grandes no lo molestan, porque ya aprendieron la misma lección y "que me dejen tranquilo" es lo que repiten cuando alguien de la casa quiere contar con ellos para cualquier cosa.

La mamá, que es una verdadera santa, pero francamente sin sentido común, pues se mueve por todas partes tratando de hacer todo el oficio, porque mientras los grandes duermen y los pequeños juegan y pelean, las dos muchachas mayores ven telenovelas. En esa casa, lo que hacen es comer, dormir, divertirse y esperar servicios. Los únicos que trabajan son los papás.

Definitivamente, eso que vi, no es una familia.

Comentar espontáneamente y dejar espacio a que ellos comenten alguna circunstancia similar.

Comparar luego a la Iglesia con esta familia y situaciones: respecto a formar una verdadera familia unida y alegre, que se preocupa por sus miembros; ¿qué pasaría si en la Iglesia, o en la Parroquia únicamente trabajaran los responsables o encargados directos de ella? Como el Papa, Obispos, Sacerdotes y Monjas, etc.

Comentar el compromiso común.

PENSEMOS

La Biblia y la Iglesia nos enseñan que por el Bautismo nacimos en la Iglesia, que es la familia de Dios.

El día de su Bautismo Dios los hizo sus hijos. Y casi sin notarlo, esa vida de Dios ha ido creciendo y desarrollándose en ustedes por la acción del Espíritu Santo, especialmente por ese encuentro repetido que han estado haciendo con Jesús, en los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía. Ya son mayores y van a ser “personas grandes" en la Iglesia.

Por eso el Padre Dios los va a marcar con su sello. Los va a consagrar totalmente para El, los va a marcar con su firma, al ungirlos con el Espíritu Santo, como a los apóstoles el día de Pentecostés, para que sean personas mayores en la familia, capaces no sólo de vivir su fe, sino de ayudar a los otros a tenerla y a vivirla, encontrando a Jesús, el único Salvador.

Ahora todos de pie, muy atentos, vamos a escuchar lo que les pasó a los Apóstoles que en ese momento estaban todos acomplejados, encerrados y llenos de miedo y no se atrevían a salir y decir que ellos eran amigos de Jesús y que estaban convencidos de que El era el único Salvador.

Lectura de la Biblia hecha por varios de los adolescentes. He 2, 1-39.

Todos estos dones recibidos por el Bautismo y la Confirmación en nosotros y por la gracia que incesantemente trabaja en nosotros, debemos compartirlos; no son para nosotros solos y en especial los dones sobrenaturales. Los cristianos debemos hacer lo mismo que hizo Cristo, que no vino a ser servido sino a servirnos. De aquí el quehacer imperioso del vivir cristiano que se llama apostolado, como acción propia del apóstol, enviado, seguidor de Cristo. Apostolado que se extiende a todas las múltiples facetas de la existencia; en la vida familiar, en el trabajo, en las estructuras sociales y políticas, económicas y artísticas, escolares, deportivas y de recreación.

El Espíritu nos impulsa a servir a los demás, como Cristo nos ha servido en la humildad, en la sinceridad, en el respeto a la libertad, etc.

En la comunidad eclesial el apostolado es suscitado, promovido y guiado por el Espíritu Santo.

Es fruto, en cada cristiano, del sacramento de la Confirmación. De hecho, el Espíritu Santo es el alma de todo apostolado: "distribuye gracias especiales entre los fieles de cualquier condición, distribuyendo a cada uno, según El quiere, sus dones, con los cuales los hace aptos y prontos para ejercer las diversas obras y deberes que sean útiles para la renovación y a la mayor edificación de la Iglesia según aquellas palabras: "A cada uno se le otorga la manifestación del Espíritu para la común utilidad" (LG 13).

El Espíritu Santo y el apostolado construyen a la Iglesia.

El Espíritu Santo actúa en nuestras almas y nos hace comprender el plan de Dios, nos llena de la divina caridad, nos reviste de humildad, nos enriquece con sus dones y carismas y nos da seguridad de éxito.

Todo esto para gloria de Dios, crecimiento y santificación personal, pero sobre todo para el servicio a los demás.

Por tanto, "ser confirmado" entraña una conducta, darse para la salvación de nuestros hermanos.

Ser confirmado entraña una actitud: ser totalmente disponibles al Espíritu que quiere, por nuestro medio, expandirse en el mundo.

Ser confirmado entraña una dinámica, acatar las exigencias de los soldados de Cristo.

Urgen apóstoles valientes

Entremos con ánimo en el campo apostólico. No paguemos el Amor divino con nuestra indiferencia.

(Presentación de la Pastoral de la Parroquia, grupos, actividades y servicios parroquiales).

ACTUEMOS

Comenta en qué grupo, actividad u organización parroquial te gustaría prestar un mejor servicio.

Investigar aproximadamente cuántos feligreses forman tu parroquia y cuántos colaboran y pertenecen a grupos y asociaciones de reflexión y servicio a los demás.

CELEBREMOS

Todos reunidos haciendo un círculo con una imagen de Cristo, los apóstoles y algunas imágenes o fotografías que representen el ser y quehacer de algunos grupos o asociaciones parroquiales, etc., significando la continuidad de la Iglesia de Jesucristo en su desempeño y compromiso.

El catequista pregunta: ¿Qué es ser testigo de Jesús y trabajar por El?

Uno de los adolescentes responde cada vez, leyendo muy despacio los párrafos. Luego todos rezan en coro la respuesta.

Catequista: ¿Qué es ser testigo de Jesús y trabajar por El?

- Es decir con las palabras y las acciones, que uno es seguidor de Jesús, que cree en El y se ha comprometido a vivir como El. Es estar orgulloso de cumplir sus mandamientos.

R./ Señor Jesús, ayúdanos a mostrar, con la forma de vivir, que somos de los tuyos.

- Es estar feliz de recibirlo en la Confesión como amigo que perdona y en la Comunión como alimento que da fuerzas.

R./ Señor Jesús, queremos encontrarte continuamente en la Confesión y en la Comunión.

- Es estar preocupado por estudiarlo y conocerlo cada vez mejor por medio de la Biblia y de las explicaciones que se dan en la Iglesia o en las clases de religión.

R./ Señor Jesús, despierta en nosotros el deseo de conocerte cada día mas.

- Es rezar con juicio aunque esté cansado y tratar de que se rece en la familia y en la clase.

R./ Señor Jesús, queremos encontrarte en la oración; ayúdanos a vencer la pereza.

- Es haber crecido en la fe, es no necesitar que lo estén acosando para ir a la misa los domingos como si fuera un niño chiquito, porque ya sabe que está invitado a la Cena de Jesús y que vale la pena cualquier sacrificio con tal de asistir y participar.

R./ Señor Jesús, nuestra fuerza está en Ti. Queremos recibirte cada semana, para así ser testigos tuyos.

-Es comprometerse a trabajar por Dios y por la Iglesia en una actividad o servicio concreto integrado y en coordinación con mi parroquia como desempeño de mi ser apostólico.

R./ Señor Jesús, queremos servirte y encontrarte en cada uno de nuestros hermanos queremos erradicar la indiferencia con el compromiso de vivir y trabajar por ti.

Enseguida cantan todos juntos como conclusión “Sois la semilla...”

CELEBRACIÓN

El lugar de la celebración se arreglará colocando al centro del mismo un Cristo que resalte por sobre todo lo demás en el lugar, una Biblia a la derecha del Cristo y un cirio encendido a su izquierda, en el resto del lugar e colocarán motivos y signos que nos recuerden el sacramento de la Confirmación que pronto recibirán estos muchachos, así como la tercera persona de la Santísima Trinidad

Se deben tener velas suficientes para cada uno de los muchachos, así como hojas con las oraciones y cantos.

Es muy conveniente que toda la celebración se prepare con tiempo involucrando a los mismos muchachos.

INICIO DE LA CELEBRACION


Iniciamos nuestra celebración con los muchachos entrando en procesión al lugar mientras cantamos:

"Espíritu Santo, ven, ven"

Pasan a encender su vela y se van colocando en semicírculos de frente al Cristo.

GUlA: Muy queridos jóvenes, estimados catequistas, hermanos y hermanas todos en Cristo Jesús. A lo largo de este curso de catequesis sobre la Confirmación hemos conocido y reflexionado aspectos de nuestra fe que ahora nos comprometen a ser verdaderamente hombres y mujeres nuevos en la Iglesia y el mundo.

La efusión plena del Espíritu Santo en el sacramento de la Confirmación es perenne juventud para la Iglesia y motivo de alabanza para cada discípulo de Cristo.

Pidamos al Creador que en el ya próximo día de su Confirmación se acreciente en ustedes y en todos nosotros el compromiso de la comunión y de la misión.

LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles, capítulo 8, versículos del 14 al
17.

BREVE REFLEXION

En la intervención de los dos apóstoles enviados desde Jerusalén, Pedro y Juan, sucede un nuevo Pentecostés, que significa el comienzo de la Iglesia en Samaria, con la imposición de las manos y el consiguiente don del Espíritu.

Lo que fue Pentecostés para la Iglesia, es el sacramento de la Confirmación para una comunidad cristiana, como un Pentecostés parroquial.

El don de Dios es libre y gratuito, y viene de un deseo auténtico de adherirse al
Evangelio para la conversión de la vida. Todo es posible sólo por la acción del
Espíritu, absolutamente libre y liberadora.

El Espíritu Santo confirma y perfecciona el bautismo que recibimos "en el nombre del Señor Jesús".

INVOCACION AL ESPIRITU SANTO


GUlA: Invoquemos ahora al Espíritu Santo que actúa constantemente en la Iglesia, mientras recordamos y traemos a este momento la fuerte vivencia de lo que en este curso hemos conocido.

Al ir invocando al Espíritu, con respeto y orden iremos a colocar nuestras velas a los pies del Cristo, dejando en esa pequeña luz nuestro compromiso de hacer luz en nuestras vidas los dones del Espíritu Santo.

Ven, Espíritu Santo creador, a visitar nuestro corazón; repleta con tu gracia viva y eficaz nuestras almas que Tú creaste por amor.

Tú, a quien llaman el Gran Consolador, don del Dios altísimo y Señor, vertiente viva, fuego, que es la caridad, de los dones del Padre el dispensador.

En cada sacramento te nos das, dedo de la diestra paternal. Eres Tú la promesa que el Padre nos dio, con tu palabra enriqueces nuestro cantar.

Nuestros sentidos has de iluminar, los corazones enamorar, y nuestro cuerpo, presa de la tentación, con tu fuerza continua haz de afirmar.

Aparta de nosotros la opresión, tu paz danos pronto, sin tardar; y siendo Tú nuestro buen guía y conductor, evitemos así cualquier error o mal.

Danos a nuestro Padre a conocer, a Jesús, su Hijo comprender, y a Ti, Dios que procedes de su mutuo amor, te creamos con sólida y ardiente fe.

Alabemos al Padre, nuestro Dios, y a su Hijo que resucitó, también al Santo Espíritu Consolador por los siglos y siglos ¡gloria y bendición! Amén.

PROFESION DE FE


GUlA: En el mismo Espíritu que acabamos de invocar, profesamos nuestra fe.

Creo en un solo Dios...

ORACION UNIVERSAL

GUlA: Elevemos al Padre nuestra oración y digamos juntos:

TODOS: Renuévanos, Padre, con tu Espíritu creador.

Para que la Iglesia se deje plasmar por la creatividad del Espíritu Santo, acogiendo sus inspiraciones a la santidad de vida, oremos.

Para que los pastores de la Iglesia, con su ejemplo y predicación, nos ayuden a responder generosamente a los dones del Espíritu Santo, oremos.

Para que cuantos van a recibir el sacramento de la Confirmación construyan su existencia en la obediencia al Evangelio, en el servicio al prójimo y en el testimonio misionero, oremos.

Para que los padres de familia y los catequistas, con la ayuda del Espíritu, cumplan responsablemente su misión de educadores en la fe, oremos.

PADRE NUESTRO

GUíA: Dirijamos al Padre, unidos en el Espíritu Santo, la oración que el Hijo nos enseño.

Padre nuestro..

ORACION FINAL

GUlA: Señor, Dios nuestro, que colmaste de los dones del Espíritu Santo a la Virgen María, a los Apóstoles, a la Iglesia naciente en Samaria y a las comunidades germinadas por tus enviados, concédenos, por su intercesión, perseverar unidos en la oración, llenos del mismo Espíritu, y llevar a nuestros hermanos, el Evangelio de la Salvación. Por Cristo, nuestro Señor. Amen.

CANTO FINAL

GUíA: Cantemos con alegría y llevemos el amor de Dios a toda la creación.

“Hombres nuevos"

Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!