Menu




Autor: | Editorial:



U8. El Internet


UNIDAD VIII


EL INTERNET



Contenidos: 1. Del cine al Internet.. 2. La realidad virtual y el Internet. 3. La comunicación interpersonal. 4. Nuevo modo de ser de la comunicación. 5. Cosa- cómo- porqué. 6. Nuevas perspectivas de la Editorial Electrónica. 7. ¿Qué es Internet? 8. Pensamiento de la Iglesia.

Objetivos: Conocer la comunicación vía Internet, su problemática y su futuro

Esta unidad se podría situar dentro de las unidades de comunicación o bien como previa a la información, ya que el Internet es una forma de comunicación que tiene como fin último recavar información sobre todo el amplio panel que ofrece las pequeña pantalla en esta red universal que une a toda la tierra.

Pero hemos preferido insertarla aquí como estudio previo a la Información. Internet es una nueva tecnología moderna de comunicación en la escuela y en todos los medios. La sociedad tiene necesidad de comunicación y se construye en la comunicación interpersonal, familiar, grupal, nacional, internacional y mundial. No te hablaré de la técnica del Internet (lo hace el profesor de Informática),sino más bien de su influencia educativa y cultural.

I. Del cine al Internet. Educación a la imagen. Perspectivas metodológicas.


En la unidad dedicada al cine, has estudiado todo lo referente a la imagen. Esa imagen técnica es autónomamente expresiva, no sólo por lo que hace ver u oír sino por el modo cómo lo hace. Por ejemplo, el grosor de los caracteres con que imprimen los titulares de un periódico, la angulación con la que se toma a una persona en una panorámica expresan el concepto de”importancia” que tiene el tema, la persona o el acontecimiento.

Te darás cuenta de que, detrás de la calidad de la imagen técnica, hay todo un mundo de posibilidades de engaño. El mayor de todos es confundir la ficción y la realidad y, en segundo lugar, están las comunicaciones inadvertidas que van más allá del consciente. Estas imágenes subliminales engendran la típica mentalidad massmedial (medios de comunicación social).

La mentalidad massmedial, como toda clase de mentalidad, influye radicalmente en el comportamiento de modo típico. Por ejemplo, exaspera el subjetivismo y el sentimentalismo. Para ellos “una cosa no agrada por lo que vale, sino que vale porque agrada”.¿ Qué te parece?

Esto explica la degradación a la que asistimos hoy en la sociedad y en la escuela. “La verdad es lo que yo veo y lo que yo digo; la justicia es lo que me compete a mi e incluso si no me compete; la caridad y la solidaridad es lo que espero que los otros hagan por mi, no yo por los otros”.

Así se explican ciertos resultados absurdos de votaciones consideradas libres o la consideración de los problemas de la vida vistos bajo el perfil de la “cantidad” mejor que el de la “calidad”. Por ejemplo, cuando un padre da por concluida su labor una vez que ha tenido a su hijo y le ha dado todo el bienestar posible, descuidando la educación moral.

Como puedes ver, existe una confusión mental que prima el sentimiento y - sobre todo- el sentimentalismo por encima de la razón.

Concepto


Es fundamental, hoy, educar para la imagen y con la imagen. Educar para la imagen significa aprender su lectura estructural para que podamos huir de la masificación y convertirnos en receptores inteligentes que saben interpretar lo que dicen. Y al mismo tiempo, debemos aprender a educarnos con la imagen conociendo los lenguajes de la imagen técnica en la comunicación educativa o social.

Del cine al Internet


Una vez que tenemos la seguridad de haber asimilado la educación para y con la imagen, vamos a ver los medios y su influencia en los receptores.
El influjo proviene de dos planos:

1) El influjo efectivo es fruto de lo que nos hacen ver y oír. Es un influjo que podemos llamar de “universalización”. Por ejemplo , cuando dos o más chicos son entrevistados en TV y hacen afirmaciones absurdas. Dan a entender que todos los jóvenes son iguales; o cuando nos hacen ver que las palabrotas se han convertido en lenguaje común.

2) Existe un segundo influjo que llamamos “de imitación”. Así no es de extrañar las malas formas de algunos conductores, los suicidios y asesinatos más extraños que nos presentan algunos programas de TV cada día. Es más fácil imitar lo malo que lo bueno.
Todo esto trae consecuencias individuales y sociales traducidas en “tolerancia” entendida como permisivismo absoluto. Todo está permitido. En Internet se puede buscar la explotación sexual de menores. Las leyes lo condenan, pero para mucha gente todo es lícito en tanto en cuanto agrade a los sentidos.

También se habla de “solidaridad humana”, pero frecuentemente se confunde con el sentimentalismo provocado por ciertas imágenes massmediales. La idea de la caridad o del amor cristiano es más profunda en cuanto que se es solidario porque somos todos hijos de Dios.

De esta confusión mental arranca el proteccionismo por los animales. Ante la masa, cuenta más la muerte de un animalito que la de un infante provocada mediante el aborto. Una persona que tiene una verdadera educación para y con la imagen no hace afirmaciones de este calado, ni se traga lo que diga la TV.

La realidad virtual y el Internet



Los medios de comunicación, sobre todo el cine y la TV, han alimentado la confusión mental y una concepción cuantitativa de la vida partiendo de del equivoco “calidad-cantidad”.
Pero con los últimos avances de las tecnologías comunicativas, la invasión de los medios incluso en lo íntimo de nuestro ser y la dificultad de poder hacerles frente, se han convertido en muy graves.

Me refiero sobre todo a las maravillas de la “realidad virtual” y a las autopistas de la información, es decir, Internet. Son realidades desconcertantes en las que nos hemos encontrado inmersos de imprevisto, casi sin darnos cuenta.

La realidad virtual que está entrando en nuestras casas como si fueran juegos para niños, es también fascinante para los adultos de cualquier edad. Con un casco y dos pulsores o sensores, aplicados a las manos o a otras partes del cuerpo, es posible realizar cosas extraordinarias, como entrar en los lujosos y maravillosos museos vaticanos o en el Louvre, movernos con ellos como si estuviéramos en nuestra casa; nos permite incluso volver a épocas pasadas o futuras de modo inverosímil. Podemos experimentar todo tipo de sensaciones.

Está claro que todo es posible mediante precisos “software”, esto es, programas insertos en nuestro ordenador. La ilusión es perfecta.
No olvidemos, sin embargo, que todo es “business”(negocio) y que éste está dominado por reglas implacables en todo el planeta.
Cuando en los años 60 comenzó la comunicación interactiva, los organizadores hicieron sondeos para saber qué clase de emociones y de sensaciones le gustaban al público. Los estudios se inclinaron por dos clases: el sexo y la violencia. Por eso podemos afirmar que el pueblo tiene la TV que se merece.

Esos sondeos no han cambiado en la actualidad. Basta pensar en el “festival de la indecencia cultural, civil y moral” que ha tenido lugar en la Muestra del Cine de Venecia.

Si pensamos en Internet, podemos decir que el problema visto hasta ahora no cambia, porque Internet no hace otra cosa que ofrecer la posibilidad de los susodichos medios. Con una tarjeta de crédito podemos llamar a nuestro computer film y audiovisuales de todo tipo, incluso interactivos y hasta un cierto punto de realidad virtual.
Los peligros de confusión mental pueden agravarse con el Internet, aunque en planos distintos.

La comunicación interpersonal



Frente a las comunicaciones de masa, alguien piensa resolver el problema recurriendo a la comunicación interpersonal, es decir, a la comunicación hecha cara a cara; todo lo que no sea esto es una pérdida de tiempo. Pero, en mi opinión, esta solución encierra dos errores graves:

1) Incluso la comunicación interpersonal hay que hacerla con la nueva mentalidad o la “nueva cultura”, como la llama el Papa Juan Pablo II en el artículo 37 de la “Misión del Redentor”. En pocas palabras ha dicho el Papa lo que antes habían afirmado muchos estudiosos de la semiótica y psico-sociólogos.
La “nueva cultura” nace de los nuevos modos de comunicar con nuevos lenguajes, nuevas técnicas y nuevos compromisos psicológicos.

Se sabe que toda comunicación, incluida la interpersonal, puede hacerse teniendo una lengua y una mentalidad comunes. Sin estas condiciones, no puede existir una comunicación eficaz.

2) Segundo error: no está demostrado que se pierda toda batalla massmedial. Es cuestión de estudiar mucho, científica y psicológicamente el problema y tener en cuenta que la comunicación se lleva a cabo mediante un comunicador y un receptor. Si no se puede influir en el comunicador, el receptor será quien reciba la influencia.

Por tanto, la comunicación interpersonal (utilísima, salvo en ciertas condiciones), no es la solución al problema que hemos planteado. De aquí que no debemos lamentarnos de los fracasos en las relaciones entre padres e hijos, entre profesores y alumnos sin transgredir las leyes más claras de la comunicación.


Nuevo modo de ser en comunicación



El Internet es una especie de comunicación interpersonal, pero con algunas características. Quien comunica en Internet, lo hace solo con su ordenador y elige o capta los mensajes que le llegan, a menudo sin saber de dónde ni de quién.
Así, hablando con Internet, se corre el riesgo y el peligro de la soledad. Esta afirmación debe precisarse. Todo lo más que podemos hacer, es hablar de una pseudo-soledad. Efectivamente, el usuario de Internet- físicamente solo con su ordenador- es totalmente distinto, ya que recibe o intercambia mensajes con alguien o con miles de personas que le han dejado un mensaje.

El problema hay que verlo en profundidad: nos encontramos frente a nuevos modos de estar en comunicación. Los medios de comunicación social han cambiado los modos de comunicar y muchos no se han dado todavía cuenta: el Internet alarga y agrava este fenómeno.

Internet potencia los problemas de los medios de comunicación. El efecto del juego afecta físicamente al cuerpo y al gusto del usuario, ya que es él quien experimenta las sensaciones. No debemos perder de vista que estamos ante un fenómeno nuevo.

Fenómeno nuevo


Aparte del problema de la lengua- concentrada hoy en el inglés -, de los peligros reales y preocupantes, de las instrumentalizaciones económicas y políticas, Internet permite navegar por todo el universo, saltando de un continente a otro en pocos instantes y comunicarse con una persona o con miles al mismo tiempo.

¿Cómo dominar este instrumento sin que se pierda la dignidad de la persona humana?
La solución no puede venir ni de la legislación restrictiva de las fuentes, ni mucho menos de la presunción del usuario por querer mantenerse inmune a cualquier contaminación mental.
El peligro mayor del fenómeno es afrontarlo tal y como se presenta, aprender a usarlo técnicamente lo mejor posible, sin preocuparnos de la enorme comunicación inadvertida que hay debajo, es decir, la convicción de dominar un medio poderoso eficaz y humanamente bien y de forma enriquecedora.
El fenómeno es nuevo y, sin embargo, las experiencias educativas son recientes y esporádicas para poder ofrecer conclusiones científicamente seguras.

¿Depende la solución del usuario?



Lo que impone este nuevo fenómeno es ante todo un gran dominio de sí mismo, para no dejarse llevar por la sugestión de los contactos más extraños e increíbles.
Dominio de sí es una palabra poco empleada hoy y extremadamente impopular. Y, sin embargo, es una palabra, no sólo indispensable, sino la única posible en nuestros días.
Diría que nos encontramos en las condiciones de uno que debe elegir entre el vivir o el sobrevivir renunciando a algo importante para él: una mutilación física o financiera, la renuncia a una carrera brillante para atender a su familia.
Pienso que la llegada del Internet propone una revolución generacional. ¿Qué hacer?

Cosa - cómo - por qué


En la base de nuestra propuesta metodológica hay tres palabras claves que sostienen el andamiaje de este nuevo edificio. Son tres palabras que van a contracorriente, aunque de forma análoga al concepto de dominio de sí, del que hemos hablado.
La mentalidad hodierna cuantitativa se cierra a la”cosa”, mientras que lo que es determinante es el “cómo” se ha hecho esa “cosa”; y es solamente mediante el “cómo” de la El juego de “cosa - cómo- por qué” revela toda su validez en la lectura de los medios.
Por ejemplo, en los periódicos y telediarios de cualquier tendencia política se ve principalmente el “cómo” se dan las noticias, y , a partir de ellas, podemos captar el “por qué” se dan de ese modo y, finalmente, podemos conocer cómo se mueve el mundo que nos circunda.

Así es fácil detectar que la confusión mental es una de las principales finalidades que los dirigentes se han propuesto para impedir que el público se dé cuenta de lo que verdaderamente está ocurriendo a su lado. El uso de estas tres palabras no se limita sólo a los medios sino que debe aplicarse a la misma vida
La experiencia dice que el uso de estas tres palabras ayudan mucho en la escuela y en la formación humana de los jóvenes, padres y educadores. Pero es verdad que resulta difícil dado que la mentalidad massmedial busca que no te hagas preguntas, sino que te dejes llevar por el sentimentalismo y no por la razón. Por eso hay que ser decididos y severos.

Hay miles de metodologías y de propuestas no siempre válidas. Algunas buscan destruir en lugar de construir. Hay quien dice que la experiencia vale mucho más que la teoría. No es cierto. Sin teoría no puede haber práctica y mucho menos experiencia. Es más fácil confiar en la masa que en la ciencia experimentada por la experiencia. Pero así no se puede afrontar el problema de la dignidad humana.

Conclusiones



Dada la novedad del fenómeno, hay tres criterios, aparentemente teóricos y abstractos, pero por el momento, los únicos efectivamente prácticos:

1) Darse cuenta de que el verdadero problema de las nuevas tecnologías de la comunicación trasciende su aspecto tecnológico y los resultados inmediatos.

2) Seguir el fenómeno pero con ojos y oídos abiertos a los aspectos humanos y civiles que lo sostienen, y estudiar las metodologías oportunas sin dejarse llevar por las apariencias y por resultados inmediatos y superficiales.

3) Dedicarse a la formación humana del usuario mediante una correcta educación a la imagen más que a una preparación tecnológica.


II- Las nuevas perspectivas de la editorial electrónica después del Internet


¿Qué es Internet?


No es la televisión, ni el teléfono, ni el ordenador. Es las tres cosas al mismo tiempo. Técnicamente, funciona como una gigantesca oficina mundial de Correos. Es un medio excepcional de comunicación.
La telemática no es sólo un medio para comprender mejor el mundo o para cambiarlo. Según la previsión del desarrollo de las redes mundiales, la telemática llegará a ser un mundo nuevo. En este sentido Internet es ya un mundo nuevo.
El desarrollo de Internet plantea ya el problema de dos mundos: el real y el virtual.
El mundo virtual no es sólo una oportunidad, ni un terreno de nuevas victorias tecnológicas. El mundo virtual se concibe pronto si es que queremos ser conscientes de lo que está por venir, es decir, un mundo en el que el espacio y el tiempo se configurarán de modo absolutamente distinto, un mundo en el que las mismas identidades personales se discutirán, un mundo en el que todas las transacciones y las relaciones se configurarán en una dimensión mitológica del universo completamente diversa.

Este nuevo mundo planteará toda una complejidad y cantidad de problemas provenientes del mundo real y del mundo virtual. Y de ellos nacerán guerras, luchas por el poder, gubernabilidad porque todo el mundo es tautológico.
También con el mundo virtual se planteará el problema de gobernarlo, y dada su complejidad será imposible gobernarla.

He aquí otra prueba de que con Internet estamos frente a un mundo nuevo, no un medio de comunicación, ya que un medio es siempre gobernable aunque existan dificultades. El hecho es que somos testigos de un nuevo nacimiento: un mundo desdoblado. Estamos frente a una complejidad difícilmente analizable y describible.
Y así como debo hablar de las editoriales en el mundo virtual, también tengo que subrayar algunas cosas que no van con el mundo real, es decir, la incapacidad de las editoriales de editar a los escritores.

Antes de la TV eran los escritores quienes escribían libros. Después, con el invento televisivo y su difusión, es la misma TV la que crea los personajes y los personajes escriben libros. Y así los editores editan más personajes que no son escritores y cada vez menos los escritores verdaderos que no sean personajes.

Asistiremos en los próximos años a impactos históricos con algunas previsiones de efectos positivos, y a muchísimos efectos negativos no previsibles.
Nadie de buen corazón podrá ocultar el problema terrible que nacerá cuando la red se extienda no a 50.000 sino a 10.000.000 de ordenadores en España, no a 40.000.000 sino a mil millones de ordenadores en el mundo.
Si sólo en España los ordenadores conectados a Internet serán 10.000.000, los usuarios serán unos 25.000.000. De verdad, no sé lo que ocurrirá en el mundo con las Editoriales Electrónicas.


Sé que millones de personas serán al mismo tiempo lectores, editores, escritores que transgreden todas las reglas habituales del juego.
Todo esto dará un formidable impulso a la libertad de comunicar y a la democracia.
También sé que un exceso de democracia es también la implosión de la democracia y, sin embargo hay que ir por esa dirección
Antes de nada, una cuestión: las escuelas tienen el deber de dar a todos los jóvenes la oportunidad de comprender el mundo nuevo, de la misma manera que se enseña a leer y a escribir, o se enseña la historia o la literatura...porque el mundo estará dividido en dos.

Creo que en el campo de las editoriales, la Interactividad será la nueva regla y la escuela debe preparar a los jóvenes para la Interactividad de la Editorial Electrónica en el Nuevo Mundo.
La Interactividad significará la capacidad y la necesidad de comprobar el diálogo interactivo continuo en el tiempo real.
Quizá nada ni nadie - menos mal - podrán sustituir al libro antiguo. Creo que la mayoría seguirá leyendo a Shakespeare sentado en su sillón. Pero también pienso que la comunicación electrónica hecha al mismo tiempo desde el arte a la ciencia, a la literatura, a la política pasará por Internet de forma interactiva. Estas informaciones se leerán y se enviarán desde el ordenador. Serán los lectores quienes hagan el periódico, los que hagan las encuestas, y si no se encuentran satisfechos, se convertirán en editores y escritores, y los editores serán sus lectores. El mundo al revés de como está ahora.

Quizá en la Editorial Electrónica del Nuevo Mundo la figura del editor habrá que redimensionarla y, en su lugar, aparecerán nuevas figuras de profesionales capaces, mediante su actividad y sus tecnologías, de encontrar nuevas expectativas e intereses afines, dando por supuesto que se imponga la lengua inglesa a todos.
Creo que una de las consecuencias del nuevo modo de comunicar será la incapacidad de los partidos y organizaciones verticales de representar lo que será irrepresentable por su variedad y complejidad.

Cabe otra hipótesis: La Editorial Electrónica del Nuevo Mundo estará formada por un conjunto movible de redes, de agencias temáticas, de grupos de discusión, es decir, de identidades que conquistarán a un público sólo si tienen algo que decirle sobre un tema concreto. Pero quizá esto sea simplemente una esperanza ya que la guerra apenas ha comenzado. Por fortuna. Hoy más que nunca hay que ir por delante con nuevas teorías y nuevas doctrinas políticas.

La organización de los Internet Provider independientes en Consorcios no es sólo una necesidad técnica o de marketing, sino que representa el primer acto concreto de una nueva doctrina política para gobernar Internet.
Por ejemplo, el Consorcio Italia.com presenta una filosofía, un modo de moverse y de entender el nuevo mundo. Es cierto que la teoría está todavía por hacerse, pero, al menos, nos hemos percatado en qué dirección va todo. Creemos en el desarrollo de los Consorcios como oposición y en contraoposición a los grandes oligopolios que tienden a reprimir Internet y su desarrollo democrático.

¿Cuáles serán los proyectos editoriales futuros?

La Editorial Electrónica del Nuevo Mundo estará constituida por un conjunto móvil de redes, agencias temáticas, grupos de discusión identificados para conquistar a un público si es que le ofrecen algo concreto. Pero, repito, es tan sólo una esperanza porque hay oligopolios por una parte, y, por otra, los Pequeños Provider Independientes. Estos últimos son los pioneros de una nueva civilización que está dando los primeros pasos. Si saben organizarse en Consorcios y en estructuras fuertes lograrán resistir y vencer.

Hay quien se pregunta si no estamos ante una nueva Torre de Babel. Pero tal como está hoy el tema, es admirable que con un sencillo movimiento de un dito o con un comando verbal nos sea posible ver un film, escribir al amigo lejano, controlar las cuentas bancarias, hacer la compra, investigar en los bancos gigantescos de datos y tener las últimas noticias.

Es cierto que todo esto cuesta mucho dinero. La digitalización de los archivos es cara. Ordinariamente, las bibliotecas y las asociaciones, los museos y universidades no tienen la posibilidad de ingentes inversiones para transformar su trabajo de años en una memoria electrónica. Transportar todo este inmenso material al ordenador es hoy una operación costosa.

Las grandes multinacionales de la Informática están planificando la estrategia comercial de venta de nuevos electrodomésticos electrónicos. Saben que estos nuevos medios tendrán futuro sólo si están disponibles en Cd Rom o en Servicios de Internet. Por eso están decididos a invertir grandes sumas de dinero en la adquisición de archivos y hacer las compras por digitalización. Y todo, por supuesto, presentado al público con atractivo y fascinación.

Bill Gates, tan conocido en Windows, no tuvo dudas en adquirir el Códice de Leonardo porque era funcional para su estrategia emprendedora como constructor de software. Imaginad cuál hubiera sido su reacción si la Universidad de Pisa o la cinemateca de la Asociación Italia URSS le hubieran propuesto la digitalización de sus archivos.
Es una de las claves del próximo desarrollo tecnológico. Si se dejara a la iniciativa privada la construcción electrónica del archivo gigantesco de la cultura mundial(una piedra angular necesaria para nuestro edificio), nos podríamos encontrar el día de mañana con amargas sorpresas.
Se ha propuesto, en algunos sitios, la constitución de una comisión mixta compuesta por parlamentarios y expertos en editoriales electrónicas para el análisis y la compilación de reglas necesarias para el desarrollo armónico de este movido mercado de la comunicación.

También, porque el Estado no lo hará por sí solo. El desafío por el desarrollo de las nuevas tecnologías de la informática y de la telemática en el sector de archivación y de la divulgación electrónicas de las grandes bases culturales de nuestro país, impone la intervención de los privados de forma necesaria. Pero las haciendas privadas caminan entre reglas prosaicas y comerciales. Llega a ser, pues, indispensable imaginar cuáles pueden ser los derechos y los deberes de uno y otros en un escenario que ya es más real que futurible.

La evolución veloz de la investigación tecnológica impuesta tácticamente por las industrias de todo el mundo y sus altos costes( hardware y software) hay que sostenerla para hacer competitivas las iniciativas de este tipo en el mercado internacional.
El mundo de la Editorial Electrónica es un sector que requiere estrategias de inversión a largo plazo y una puesta al día constante.
Es totalmente necesario que se dicten reglas que puedan contribuir a la construcción de una relación más serena entre contrayentes y los titulares de los derechos de los archivos, el Estado y las industrias.

El punto de partida no puede ser otro que el destinado a reconocer la relevancia del interés nacional en la defensa, conservación y divulgación del patrimonio cultural del país.
Para evitar el saqueo salvaje e indiscriminado de las grandes bases culturales, el Estado puede esgrimir algunos derechos(los del interés nacional) y hacer suyos también algunos deberes. El mercado, tras el entusiasmo inicial por catalogar y archivar en Cd Rom y en Internet , dirigirá su atención hacia productos más fáciles para el consumo.
Algunos importantes “network” de información “on line” han comenzado a interesarse por servicios pornográficos de cara a la cultura del gran futuro de las autopistas informáticas.

El Estado tiene el deber de hacer oír su voz: el patrimonio cultural puede y debe defenderse también con la promoción de servicios informáticos, aprobando normas que puedan servir de incentivo a las asociaciones culturales que se dedican a la gestión electrónica de archivos importantes.

El mercado tiene sus leyes y éstas no siempre coinciden con las del crecimiento civil y cultural del país.
Son las industrias del hardware las que tienen que detectar las líneas tendenciales del desarrollo del software.
Pero las exigencias del interés nacional no pueden plasmarse por intereses empresariales. La operación de conservación de un archivo de filmaciones importantes desde un punto de vista histórico no puede exponerse al examen del mercado.

El legislador pondrá condiciones para la elección salvaje de la industria, estableciendo límites que permitan un desarrollo armonioso del sector. Y también para evitar que el siglo XXI se encuentre con diez Cd Rom dedicados, por ejemplo, a Moana Pozzi o a una sola enciclopedia dedicada a la historia del arte.

El camino es todavía largo. Para terminar, resulta claro que no existen actualmente las figuras profesionales que diriman los mil problemas de esta novísima actividad editorial. Un esfuerzo significativo deberá llevarse a cabo en el campo de la formación. Y este es el desafío para este tercer milenio, un desafío que compete a todos: editores, periodistas, escritores, profesores y artistas para encontrar un punto de encuentro constructivo con la nueva tecnología.


Pensamiento de la Iglesia en este sentido de la intercultura


1 ) Juan Pablo II, en el mensaje del 1983 con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, decía:”Tiene que haber un orden de la comunicación social que garantice un uso recto, justo y constructivo de la información, eliminando abusos y discriminaciones fundadas en el poder político, económico e ideológico. No se trata de pensar en nuevas aplicaciones de las tecnologías, sino más bien de repensar los principios fundamentales y las finalidades que deben presidir la comunicación social en un mundo que se ha convertido en una sola familia y en donde el legítimo pluralismo debe asegurarse mediante una base común de consenso en torno a los valores esenciales de la convivencia humana”.

2) “El Concilio Vaticano II, en Inter Mirifica, decreto sobre los medios de comunicación social, declaró que "entre los maravillosos inventos técnicos...la Iglesia acoge y sigue con particular interés aquellos que miran directamente al hombre y que ofrecen nuevas posibilidades de comunicar toda clase de noticias, ideas, enseñanzas. Entre estos inventos ocupan un puesto relevante...la prensa, el cine, la radio, la TV y semejantes( como Internet).



CUESTIONES

1. ¿Cuál es la mentalidad medial?
2. ¿Conoces bien la lectura de la imagen?
3. ¿Qué es la realidad virtual y el Internet?
4. ¿Hay comunicación interpersonal en el Internet?
5. ¿Qué fenómeno nuevo aporta el Internet?
6. ¿Qué debe hacer el usuario de Internet?
7. Qué cosa, cómo y por qué, ¿son las tres columnas para leer Internet?
8. ¿Qué es Internet?
9. ¿Conoces los proyectos de editoriales electrónicas en Internet?
10. ¿ Las usas a menudo?



ACTIVIDADES A REALIZAR


1. Ve varios programas por Internet y di si predomina el sentimentalismo y el subjetivismo
2. Haz una encuesta para conocer si hay gente adicta a Internet.
3. Presenta en clase un programa de realidad virtual y explica cómo lo has hecho
4. Trae grabada una conversación por Internet con alguien
5. Divididos en grupos, traed un programa realizado sobre cine empleando Internet
6. Saca de Internet comentarios sobre los programas de TV
7. Haz lo mismo con programas de Cine
8. Busca en Internet cuántos libros hay escritos sobre comunicación social
9. Navega por Internet y entra en el Vaticano para ver qué dice de Internet
10. Construye un programa para enviarlo por Internet a tus amigos


Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!