Menu




Autor: | Editorial:



Disciplínate


Todo lo que sabemos sobre el bien y el mal y la lucha espiritual, aparte de la revelación, lo conocemos a través de nuestra propia naturaleza.

Conocemos el pecado únicamente como pecado humano y conocemos la bondad y la virtud solamente como los vemos a través de nuestra naturaleza. Cuando pensamos acerca de la bondad y el amor de Dios, pensamos en estos atributos como lo vemos y nos muestra la sagrada humanidad de Jesucristo. Cuando pensamos en la maldad diabólica es solamente a través de la maldad humana, engrandecida y magnificada que podemos imaginarla.

En esta tierra, no hay conocimiento moral alguno, aparte de la revelación, que pueda alcanzarnos si no es a través de nuestra propia naturaleza.
¿Quién pueda dudar que esta naturaleza nuestra es capaz de revelarnos el bien y el mal? Las cumbres de la vida espiritual son conocidas por pocas, pero creo que las profundidades de la maldad son conocidas por menos aún.

Nuestra naturaleza puede revelarnos la perfección de la virtud o del vicio, al parecer, con igual facilidad.
¿Por qué, entonces, si nuestra naturaleza es igualmente capaz del bien y del mal, no es tan fácil cometer el mal?

El hombre de fortaleza necesita desarrollar y usar todo lo que le ha sido confiado y todas sus facultades para ser simplemente humano.


Ninguna de tus facultades humanas es mala

No existe algo en el hombre – sustancia, poder y facultad que sea malo en si mismo. La doctrina católica de la encarnación enseña que Nuestro Señor asumió nuestra naturaleza en su totalidad y que todo lo que pertenece a nuestra naturaleza estaba en Él.

Analiza el alma del más grande pecador y del más grande santo, y no encontrarás en el pecador una sola cosa que no esté en el santo. Compara el alma de María Magdalena o de San Agustín antes y después de su conversión. Como santos no fueron debilitados o privados de nada. No perdieron ni destruyeron nada; estaban en plena posesión de todas sus facultades y poderes.

Habrá mucho en María Magdalena que nunca habrá usado, que probablemente nunca soñó, hasta que alcanzó a Nuestro Señor. Él le reveló el secreto del verdadero desarrollo personal, que es otra palabra para santidad. Encontró bajo su guía todo lo que tenía en ella para ser usado de una forma más plena y rica de la que alguna vez pudo imaginar.

La santidad no es el vaciar la vida, sino el llenarlas. “…no he venido a abrogarla sino a consumarlas” (Mt. 5,17).
En la proporción en que un hombre sea bueno, será fuerte. Olvidamos frecuentemente que el Discípulo Amado era, de hecho, Hijo del Trueno (Mc. 3, 17) El más dócil de los santos es fuertísimo. Los santos frecuentemente nos sorprenden mostrando un valor y firmeza que no creemos posibles.

La diferencia entre la bondad y la maldad radica en el uso correcto o incorrecto de facultades buenas en si mismas. El pecado es el mal uso de las facultades que Dios nos ha dado, el utilizarlas para la consecución de fines para los que no fueron creados.

Cada poder, cada facultad, casa don de nuestra naturaleza nos fue dado para el bien. Para el servicio de Dios y en la capacidad de ser usados para servirle a Él. Cuando tomamos estos dones de Dios, y los utilizamos para un fin indigno, pecamos. Él corazón que puedo elevar a Dios para unirme a Él, puedo utilizarlo para amar aquellos que Dios más deteste.

La misma voluntad con la que elijo el bien puedo utilizar para escoger el mal. Mi voluntad es buena independientemente de aquello para lo que la utilice. Al regresare el mal violento mi naturaleza y debilito mi voluntad. Al elegir el bien, actúo de acuerdo a mi naturaleza y mi voluntad crece cada vez más fuerte y confiable.

Cuando escojo el mal no reside en la voluntad, sino en los objetos sobre los que se ejerce la decisión. El mal es el abuso de una gran y noble potencialidad. Para ser bueno, he de utilizar mi voluntad en la elección decidida del bien.

Así, podemos considerar una por una esas facultades que han sido causa del más grande pecado, y ver como, a pesar de haber sido instrumentos de pecado, son en sí mismas buenas, y a través del uso de las mismas, los santos ses hicieron santos.

Agustín no dejó sus grandes dotes intelectuales cuando abandonó errores maniqueos para convertirse en seres de Cristo. Vemos más bien, la emancipación de su intelecto. La verdad liberó.


Torna las facultades que Dios te ha dado hacia el bien

Es necesario ser muy claro en este punto pues de él depende toda nuestra visión de la reforma de vida personal.

El cambio de una vida de pecado a una de santidad no es más que un cambio de los objetos sobre lo que ejercitamos las potencialidades que Dios nos ha dado. Esto no es imposible al contrario, es muy razonable.

Hay una inmensa motivación en el pensar que estoy esforzándome en usar mis potencialidades para aquel fin para el amor a Dios, habrán grandes dificultades en el entrenamiento consistente en apartarlo de objetos indigno, pero no puedes dudar del hecho de que puede amar a Dios. Esfuérzate algún tiempo y tendrás éxito.

Examina la estructura de tu ser y una cosa te impresionará: Toda facultad de tu mente, toda potencia, todo miembro de tu cuerpo fue hecho para actuar. El cuerpo es el instrumento de la acción de la mente; los sentidos son los canales a través de los cuales se alimenta. Todo ha de convertirse en instrumento de la manifestación del alma en servicio de Dios.

La mortificación, que nos ayuda a utilizar nuestras facultades como debemos, no es un fin en sí mismo; es un medio para conseguir un fin, y el fin es el verdadero y pleno uso de lo que tenemos.

La autodisciplina necesariamente ha de estar en proporción al uso erróneo de cualquier sentido o potencia y buscamos el uso correcto de los mismos en todo acto de mortificación.

“… en vez del gozo que le ofrecía, soportó la cruz..” (---12,2): no soportamos el dolor por sí mismo, sino por aquello que está más allá del mismo. Soportamos esos actos de negación y contención personal por que sentimos y sabemos sobra que solamente a través de esos actos podemos recuperar el señorío sobre todas aquellas facultades que hemos utilizado erróneamente y que aprendemos a usarlos con un gozo y vigor que no habríamos conocido antes.


Los actos de mortificación están llenos de promesa y esperanza

Los labios que frecuentemente se han sellado en silencio penitencial por haber pronunciado palabras amargas, por críticas poco. Por criticas poco caritativas, irreverencia o parloteo incesante, encuentran momentos en los que pueden reparar y curar con palabras llenas de caridad a quienes han herido en el pasado, o hablar con ardorosa elocuencia de la fe de la que alguna vez blasfemó.

San Pablo no exhorta a que nuestros miembros sirvan a la justicia hasta llegar a la santidad. Cuando nos dice que no nos pide que renunciemos al uso de alguno de estos poderes o que los dejemos ociosos; nos pide más bien que no nos entreguemos al pecado, sino a Dios, como uno resucitado de entre los muertos y que usemos toda potencia que tengamos para servir a Dios como instrumento de la justicia hasta llegar a la santidad. Usarlos para aquello para lo que nos fueron dados. En el poder de la acción positiva el poder mortífero del pecado es vencido. Deja a Dios reinar en tu corazón y encontrarás trabajo suficiente para tu cabeza y tus manos.

Entre este riguroso vivir en el pleno y libre ejercicio de todas las potencialidades y la vida de pecado, se encuentra ese periodo de disciplina y mortificación durante el cual las potencias mal utilizadas han de ser contenidas, restringidas y entrenadas para su verdadero trabajo. Habrán días de oscuridad cuado parezca que este trabajo es imposible.

Encontraremos sostén en dos pensamientos: que la facultad mal usada es en sí buena y que únicamente usándola para lo que nos fue dada encontrará redención. Nos sostendrán estas ideas y nos motivarán a soportar el sufrimiento, precio de la redención.
El gozo al que nos enfrentamos nos ayuda a sobrellevar la cruz de la disciplina.

Este es el verdadero centro de la ascesis cristiana. Sin una motivación tan grande, carece de sentido y es una cruel auto tortura. Necesitamos llenar la propia vida, no vaciarla.

Muchas almas que han renunciado a una cosa tara otra y han vaciado su vida, aprende dolorosamente, que sus energías, al no encontrar forma de expresión, se han reflejado al interior del alma y se vengan a través de un mental auto análisis y escrúpulos enfermizos. Necesitan estas energías una salida; necesitan intereses.


El anhelo de la vida no puede ser contenido.

Debemos, para tener éxito y no desesperarnos, aprender que la mortificación es temporal y que existe para encauzar el arroyo al canal principal.


Somete tu voluntad rebelde

Conocemos la tendencia que tienen nuestras potencias querer una vida independiente, de vivir y actuar no para el bien de la persona, sino para su propia gratificación, dañando muy frecuentemente a la persona.

Muchas veces no nos damos cuenta de esto sino hasta que nos percatamos de que hemos perdido el control de nosotros mismos – que una tras otra de nuestras facultades y sentidos (nuestros “miembros” como los llama San Pablo) se niegan a obedecernos y viven su propia vida por separado; más aún, en múltiples ocasiones forman facciones y se agrupan para destrozar la conciencia y colocar alguna pasión para gobernar al todo. Aquí está teniendo lugar una revolución bien organizada, tan silenciosa que la conciencia no se alarma realmente sino hasta que se percata de que su poder ha desparecido de verdad.

En la medida en que cada facultad, cada sentido vive para sí, en esa proporción adquiere fuerza al absorber para sí la vida destinada a alimentar a toda la naturaleza y así agota y disminuye a los demás.

Esta fragmentación de la unidad y fuerza del alma es muy frecuentemente, el resultado no de un acto conciente de la persona, sino de la negligencia, de haber permitido que la naturaleza siguiese su curso y siguiera sus propias inclinaciones. La eterna vigilancia es el precio de la libertad” (Wendell Phillips) y hemos de ejercer esta vigilancia en cada parte de nuestro ser – sentidos, facultades, inclinaciones – si hemos de permanecer libres.

Es sin duda una extraña sublimación del orden de la naturaleza que el hombre no pueda usar sus potencialidades con la libertad espontánea que quisiera, sino que éstas la utilicen a él.

¿Alguien ignora lo que es encontrar alguna parte de su naturaleza actuando en directo desafío de su voluntad? En primera instancia parecerá que la desobediencia no es deliberada, como si fuera una falta de cuidado de parte nuestra y que hemos de ser más firmes al ordenar. Posteriormente no hay posibilidad de duda: la voluntad ha dado una orden y está siendo desobediencia con desafío.


¿Cómo sucede esto? ¿De dónde adquiere esta parte desafiante voluntad propia?

Del corazón que ha empezado a querer lo que la razón y la conciencia prohíben. La razón lo ridiculiza, la conciencia da estrictas órdenes, pero el corazón con un catálogo de pasión arrasa con todo a su paso, a pasear de las protestas de la conciencia y de los dictámenes de la razón, y se sale con la suya.


Controla tus potencias y facultades

Es labor de la mistificación el lograr obediencia de las potencialidades rebeldes y el no permitir una autoridad dual en el reino del alma y que todo actúe para el bien de la persona a quien pertenecen.

Este es el trabajo de la mortificación que enfrenta cualquier persona que, por descuido, consentimiento propio o pecado, ha perdido en alguna medida el poder de autogobierno. Sus facultades han salido de control y se han disgregado persiguiendo cada una su fantasía. Deben aprender que pueden ser útiles en el reino del alma únicamente cuando obedecerá la autoridad soberana de la voluntad y cooperar con todas las otras potencias para el bienestar del alma. Debe dejar saber a estas facultades indisciplinadas que tienen su lugar y trabajo por hacer, y que cuado hayan aprendido controlarse, harán su trabajo mejor y encontrarán mayor satisfacción en el mismo y una mayor libertad de que tuvieron en sus días de mayor libertinaje.

Hemos de reunir a las facultades y potencias vagundas y llevarlas al mundo del orden y enseñarlas a marchar marcando el mismo paso, refrenando a la s más impulsivas y entusiastas urgiendo a las perezosas a pasar a l frente, lidiando pacientemente con las que han sido ganadas de una vida fácil e independiente para unirse al servicio de la patria del alma.

La disciplina ha de ser para todas como una motivación para trabajar mejor que nunca, siempre unidas y bajo la guía de la conciencia para combatir a los enemigos del alma. La unión, claridad de objetivos, docilidad y obediencia, contribuyen a la consecución de objetivos y resultados.

Por tanto, todas las potencias de mente y cuerpo deben disciplinarse para lograr el bienestar de la persona. La más brillante facultad de mente poco puede lograr sin las más humildes y pobres. Cuando una pasión o facultad se ha colocado a si misma en una posición de prominencia o autoridad que no le corresponde, es necesario ubicarla por un tiempo en el último lugar, castigándola si es necesario, disminuyendo su fuerza y espíritu rebelde con el único fin de que se aprenda a realizar su trabajo mejor.

Dicha disciplina no constituye un freno poco razonable de nuestras potencias. Su objetivo es restaurar al alma el ejercicio de su autoridad plena que consiste en el orden y la cooperación de las que depende su unidad. Requiere de tres elementos.

  • Paciencia: Es necesarísima. La impaciencia, una gran ansiedad por un rápido resultado de nuestro esfuerzo, lo único que lograr es retrazar el trabajo. No debemos desanimarnos si nos toma años rectificar la negligencia o el abuso de años.
    El pesimar de más, aunque sea un poco, puede causar una reacción que precipitará las cosas a un estado peor del que se encontraba antes. Hemos de templar los materiales antes de poder darles la forma que deseamos. Es imposible lograr grandes reformad y cambios súbitos. Los hábitos, buenos o malos, se forman únicamente a través de la repetición de actos; hacer un poco cada día perseverando en la voluntad logrará más que se pretende obtener violentamente. No existen los esfuerzos indisciplinados de la autodisciplina: siempre terminan en el fracaso.

    Hay que aprender a actuar con una paciencia incansable.


  • Prudencia: No podemos pensar que la bondad de una causa puede eximir a una persona de las ordinarias leyes de la prudencia al ejecutar; menos aún podemos esperar que Dios remedio los efectos de la propia imprudencia. La acción de la gracia depende de los cimientos construidos sobre las leyes de la naturaleza.
    Una persona no puede desembarazarse de aquello a lo que se ha habituado por años de autocomplacencias. Lo que sea en sí malo puede y debe abandonar ya que actuar mal nunca es útil o necesario. Al querer abandonar lo que no esta mal, no debemos actuar con demasiada prisa.
    Guiado por prudencia, aquel que ha de cambiar, será entrenado gradualmente a que Prescinda de aquello que se ha convertido casi en una necesidad para él. Hemos de lograr una existencia normal antes de emprender la vida ascética.


  • Gracia: Finalmente, necesitamos buscar siempre la ayuda de la divina gracia. No podemos emprender solos la obra de nuestra restauración, no podemos ser restaurados a un mero estado de naturaleza separada. Los remedios que Dios proporciona son sobrenaturales, y si hemos de ser restaurados, hemos de elevarnos por encima de nuestra naturaleza. Dios vierte en nuestras heridas el aceite y el vino de la divina gracia, para que nuestras heridas sean curadas. Esa medicina que lo cura transforma nuestra naturaleza y la colma de nuevo vigor.

    La lucha por ser dueños de nosotros mismos nos sobrepasa. No podemos contentarnos meramente con ser lo que éramos, hemos de ser más. Si deseamos recuperarnos hemos de llamar al gran médico y en sus manos encontrar una vida nueva y un mundo nuevo que se descubrirá a nuestros ojos.

  • Reportar anuncio inapropiado |

    Another one window

    Hello!