Menu




Autor: | Editorial:



El Don de Bilocación


El don de bilocación consiste en poder estar, a la vez, en dos lugares distintos. Muchos teólogos no ven fácil explicación a este hecho. Algunos autores lo explican diciendo que, en un lugar, está su cuerpo físico y en el otro está su cuerpo espiritual. Según ellos, cada ser humano tiene un cuerpo físico, que es el que podemos tocar con nuestras manos, y tiene también otro cuerpo semejante a este, pero espiritual, etéreo (algunos autores esotéricos le llaman cuerpo astral), es decir, un cuerpo que está unido a nuestro cuerpo físico, pero que puede salir de él, cuando el cuerpo físico está en ciertas condiciones especiales.

La bilocación, como fenómeno paranormal, es muy diferente a la bilocación mística. La bilocación paranormal puede ser provocada por el individuo mediante técnicas especiales de concentración. Algunas personas tienen un don natural especial para desdoblarse con facilidad, cuando están en sueños o en estado de relajación. Algunos grupos esotéricos enseñan prácticas de desdoblamiento para viajar en estado de bilocación, pero esto puede ser peligroso y puede afectar a la sicología de la persona. Además, estas bilocaciones pueden ser interferidas por espíritus malignos, que pueden hacer daño.

Pero hay muchos casos de bilocaciones espontáneas, sin buscarlas, que se dan, sobre todo, en personas que están en coma o en trance de muerte. Hay miles de personas a lo largo del mundo, que hablan de experiencias de haber ido con su cuerpo etéreo o espiritual a distintos lugares, mientras veían a su cuerpo físico permanecer como muerto. Muchas de estas personas, tienen experiencias de Dios o del más allá, que impactan profundamente en sus vidas y cambian su modo de vivir. En estos casos, podemos decir que Dios ha permitido esas bilocaciones, en cierto modo naturales, como ocurrirá en el momento de la muerte, para poder hacerles ver su vida (en ocasiones ven su vida hasta sus últimos detalles y las consecuencias de sus acciones sobre los demás) y así hacerles reflexionar sobre el más allá y darles la oportunidad de arrepentirse.

Cuando se habla de las bilocaciones paranormales inducidas, se suele hablar siempre de que hay un cordón, llamado por algunos cordón de plata, luminoso, que une el cuerpo físico al cuerpo espiritual. La persona, con su cuerpo espiritual, puede ir a distintos lugares sin saber cómo y ver ciertas cosas que después se reconoce que son ciertas. Estas bilocaciones paranormales podrían considerarse como naturales, como puede ser la telepatía, clarividencia, etc., y, por tanto, no ayudan espiritualmente a la persona mientras que pueden fomentar la soberbia personal al creerse superiores a los demás y querer dominarlos con estos poderes extraordinarios. Además, la persona, al regresar a su cuerpo físico, puede sentirse mal.

En cambio, la bilocación mística es un don que Dios le da a quien quiere y cuando quiere, sin necesidad de estar en coma o en trance de muerte ni ser provocada con técnicas de concentración. En estas bilocaciones, no se habla nunca del cordón luminoso que une al cuerpo físico con el espiritual. Además, el alma santa siempre es llevada o transportada por un ángel; normalmente por su ángel custodio y, de esa manera, es llevada a donde Dios quiere para cumplir una misión concreta que el ángel le sugiere hacer. Estas bilocaciones son un acto de obediencia a la voluntad de Dios y siempre dejan un bien en el alma del interesado y de aquellos a quienes va a visitar, sea visiblemente o de modo invisible, dejando un perfume sobrenatural o manifestándose por medio de la voz o de alguna acción física. En todos estos casos, la persona se siente muy bien y ello le ayuda en su camino espiritual para amar a Dios y a los demás.


Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!