Menu




Autor: | Editorial:



Apóstol de la Sábana Santa

1.- Mi conferencia preferida es la de la SÁBANA SANTA.
Es la que más me piden.
La he pronunciado más de mil veces.
Sobre este tema he escrito un libro y tengo varios vídeos distintos, que se complementan mutuamente.
También he asistido a varios CONGRESOS CIENTÍFICOS INTERNACIONALES sobre la SÁBANA SANTA.


2.- El nacimiento del libro fue muy original.
Después de mi conferencia sobre la SÁBANA SANTA en el Salón Borja de los PP. jesuitas de la calle Serrano de Madrid, se me acerca un señor y me dice:
- Soy editor y quiero publicar un libro con todo lo que Vd. acaba de decir.
- Mañana por la mañana salgo para Murcia, donde hablo por la tarde, y hasta Navidades lo tengo todo ocupado. Por ahora no puedo dedicarme a escribir.
Pero hablando se entiende la gente, y quedamos en que dentro de unos meses le entregaría el original.


3.- Mi dedicación a la SÁBANA SANTA ha llamado la atención a alguno de mis compañeros jesuitas.
- ¿Por qué tanto interés por la SÁBANA SANTA si no es una verdad de fe?
-Evidentemente que no es verdad de fe, pues no entra en el contenido de la Revelación.
Pero es un documento que confirma un dogma de fe: la resurrección de Jesucristo.

Nuestra fe se basa en la Biblia. Para creer en la resurrección de Cristo no necesitamos la SÁBANA SANTA.
Pero si la SÁBANA SANTA nos confirma un dogma de fe, nos ayuda.
Si fuera falsa, que la retiren. Pero si es verdadera, no nos resignamos a que la tiren a la basura como han querido hacer los analistas del CARBONO-14.
La invalidez de la prueba del CARBONO-14 en la SÁBANA SANTA ha quedado patente en diversos trabajos científicos expuestos en los congresos.

La existencia histórica de la SÁBANA SANTA desde el siglo X se comprueba con documentos que conservamos.
Y la imposibilidad de que la imagen sea obra humana está demostrado porque la imagen no es pintura (entre hilo e hilo no hay pintura), está grabada a fuego por una radiación que ha chamuscado los hilos.

Cuando en el Congreso de Turín de 1978 los doctores en Ciencias Físicas de la NASA americana Jackson y Jumper expusieron su descubrimiento de que la imagen estaba grabada a fuego por una radiación, siempre decían «radiación instantánea». Y yo le pregunté a Jackson por qué siempre añadían «instantánea».
Él me contestó:
- Porque los hilos no están carbonizados, sino superficialmente chamuscados, y por la penetración de la quemadura podemos medir la fracción de segundo que duró la radiación.

Este descubrimiento de Jackson y Jumper ha sido después confirmado
por los Profesores Lindner, Catedrático de Química Técnica en la universidad alemana de Karlsruhe, y J.B. Rinaudeau, Catedrático de Medicina Nuclear en la universidad francesa de Montpellier, con sus experimentos de radiación nuclear.
Todos de acuerdo en que la radiación que grabó a fuego la imagen de la SÁBANA SANTA sólo pudo ocurrir en el momento de la resurrección.
Ningún cadáver de la historia a grabado a fuego su imagen en el lienzo que lo cubre.
Si yo envuelvo un cadáver en un lienzo, dejará manchas de sangre, si tenía. De sudor, si tenía. De excrementos, quizás. Pero desde luego no graba su imagen a fuego.
Si Cristo grabó su imagen a fuego es porque resucitó.
No hay explicación más aclaratoria.


4.- Después de mi conferencia sobre la SÁBANA SANTA en la urbanización de SOTOGRANDE en Cádiz, un muchacho de unos veinte años se me acercó y me dijo:
- Yo nunca había pensado todo lo que sufrió el Señor.

Y es que la SÁBANA SANTA es una auténtica meditación sobre la Pasión de Jesucristo.
Por ejemplo:
Los clavos de las manos no fueron en la palma, como ponen los artistas, sino en la muñeca, en el carpo.
Dicen los médicos que si el clavo se hubiera puesto en la palma de la mano, ésta se hubiera desgarrado con el peso del cuerpo; pues en la palma no hay tejido resistente que aguante tanto peso.
En las SÁBANA SANTA el clavo de las manos está en la muñeca, donde dicen los médicos que tuvo que ser.
En el carpo hay un punto que se llama ESPACIO DE DESTOT que permite introducir un clavo desplazando los huesos del carpo, con enorme dolor, pero sin romper ninguno, y sujetando firmemente la mano al madero.
Según el Dr. Barbet, cirujano de París, al entrar el clavo en el ESPACIO DE DESTOT destrozó el nervio mediano, produciendo un dolor de paroxismo. Puede sobrevenir un síncope y morir de dolor.

Además Cristo murió de asfixia.
Al estar colgado de los brazos, el diafragma oprime los pulmones y se asfixia.
Para poder respirar se empina sobre el clavo de los pies.
Pero el dolor de apoyarse en este clavo le hace volver a caer.
En este empinarse y desplomarse la mano gira sobre el clavo de las manos aumentado el dolor.
En la herida de las manos de la SÁBANA SANTA se aprecian dos surcos divergentes de sangre, debidos a las dos posturas de Cristo en la cruz.

Y en este empinarse y desplomarse su espalda, llagada por los azotes, se raspaba contra el rugoso madero vertical.


5.- Una de las cosas que hacen más impacto en mi conferencia de la SÁBANA SANTA es la foto robot.
Presento dos fotos robot.
Una de Bruner, alemán, y otra de Aggemian, armenio.
Lo mismo que hace la policía que sin haber visto a un individuo, con los datos que recoge, reconstruye el rostro con un enorme parecido.
Esto han hecho estos dos artistas.
Con los datos de la SÁBANA SANTA han reconstruido el rostro de Jesús tal como debió de ser en la realidad.
Porque en la SÁBANA SANTA está deforme por el estacazo que le habían pegado en la cara.
Al ver la foto robot del rostro de Cristo podemos pensar:
- Así debió de ser. Éste debió de ser el mismo rostro de Jesús que vio María Santísima.
Esto es emocionante.
Ningún pintor de la historia ha podido pintar un rostro de Jesús mejor del que él tuvo en la realidad.
Un rostro de una grandeza, de una majestad, de una nobleza, de una bondad, de una dulzura, de una virilidad al mismo tiempo.
De este rostro dice el Dr. D. Gregorio Marañón, especialista en sexología, como todo el mundo sabe:
- Así debió de ser el rostro del varón perfecto.


6.- Una de las pruebas más contundentes para demostrar que la SÁBANA SANTA no puede ser de 1300, como han dicho los analistas del CARBONO-14, es el Sudario de Oviedo.

Yo tengo la satisfacción de poder decir que la idea de estudiar científicamente el sudario de Oviedo surgió de una conversación que yo tuve con Guillermo Heras, Ingeniero de Caminos, y que es el director del equipo científico que ha realizado las investigaciones.
Yo hablé en Ciudad Real de LA SÁBANA SANTA. En el auditorio estaba Guillermo Heras, que es de Ciudad Real. Yo dije que según el P. Ricci, uno de los que más saben en el mundo de LA SÁBANA SANTA, en Oviedo está el pañolón del que habla San Juan que estaba en la tumba de Cristo junto a la sábana.
Al final me dice Guillermo Heras: «Yo estoy destinado en Oviedo y no sabía nada de este pañolón. Voy a estudiarlo».
Cuando saltó al mundo la noticia de que LA SÁBANA SANTA es falsa según los análisis del Carbono-14, Guillermo Heras me llamó por teléfono y me dice: «Quizás el pañolón de Oviedo pueda servir para defender la autenticidad de LA SÁBANA SANTA. Creo que ha llegado en momento de ponerse a trabajar».
- Adelante.
A los pocos días nos fuimos a Oviedo a hablar con el arzobispo para empezar las investigaciones. Después se formó un equipo de investigadores incorporados al Centro Español de Sindonología, y del que Guillermo Heras es el director.

Hoy se puede mantener con seguridad que el sudario de Oviedo es el pañolón del que habla San Juan que estaba doblado aparte en la tumba de Cristo junto a la sábana que yacía en el suelo.
Llegó a Oviedo en una arqueta con otras reliquias traída de Toledo por los cristianos que huían de la invasión musulmana.
A Toledo llegó de Jerusalén por el norte de África.
Tiene polen de Palestina del norte de África y de Toledo.
En cambio no tiene polen de Turquía ni de Francia como la SÁBANA SANTA.
Los recorridos de los dos lienzos fueron distintos.

En el archivo capitular de la catedral de Oviedo hay documentación de la apertura del arca donde se conservaba este pañolón delante de Alfonso VI, Doña Urraca, el Cid Campeador y varios obispos, el 14 de Marzo de 1075.
Si este pañolón cubrió la misma cara que la SÁBANA SANTA, ésta no puede ser de 1300 como han dicho los analistas del CARBONO-14.
Y que los dos lienzos cubrieron la misma cara se demuestra por el perfecto encaje de las manchas de sangre.

Según un rito funerario judío cuando la cara del difunto estaba desagradable a la vista, se cubría con un velo.
Y la cara de Cristo estaba espeluznante por la sangre de la corona de espinas.
En mi vídeo de la SÁBANA SANTA pongo una foto del Dr. Tamburelli, sacada con ordenador, donde se aprecia la cantidad de sangre que salió de las heridas de la corona de espinas.
La cara está totalmente roja de sangre.
Algo estremecedor.
No tenemos idea de lo que tuvo que ser aquel sufrimiento.
La corona no fue en forma de anillo, como ponen los artistas.
Fue una corona oriental, que era una especie de casco, como una mitra.


7.- Los estudios científicos sobre el Sudario de Oviedo han llegado a tal madurez que se llegó a convocar en Oviedo un Congreso Internacional para exponer el estado de las investigaciones.
Para mí, como español, fue una satisfacción oír a dos científicos, uno italiano, el Dr. Baima Bollone, y otro norteamericano, John Jackson, que se habían quedado admirados de lo bien que habían trabajado los españoles.


8 .- Y todavía más satisfacción por la suerte de haber sido yo el que despertó el interés en el mundo científico internacional por el Sudario de Oviedo.
La cosa fue así:
Habíamos preparado un informe científico de las investigaciones realizadas en el Sudario de Oviedo para presentarlas en el Congreso de Cagliari.
El que lo iba a presentar en el congreso era Guillermo Heras, que era el director de la investigación.
Pero a última hora no pudo ir, y me encargó a mí la presentación, pues entre él y yo había nacido la idea de estudiar el Sudario de Oviedo.

Quiero decir que la presentación de este trabajo se llevó el mayor aplauso del congreso, hasta el punto que el presidente hizo alusión a ello con estas palabras:
- Gracias, Padre Loring, por su trabajo. El aplauso del congreso es exponente de la aceptación que ha tenido.

Lo que puedo decir es la extraordinaria atención con la que fui escuchado.
Empecé diciendo: «Señoras y señores, dice San Juan en su Evangelio que en la tumba de Jesús, junto a la sábana que yacía en el suelo, había doblado aparte un sudario. Este sudario lo tenemos en España.
La gente tenía los ojos como platos.
-Eso no lo sabía nadie.
-Porque no se había estudiado. Ahora lo hemos estudiado y pensamos que es auténtico.

Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!