Menu




Autor: | Editorial:



Historia de los Testigos de Jehová
Charles T. Russell: Fundador

La fascinación del siglo XIX por la especulación profética dio origen en los Estados Unidos a muchos movimientos religiosos que se han propagado internacionalmente. Entre ellos están los Mormones, los Adventistas, los Shakers y los Testigos de Jehová.

Abundaban las profecías sobre inminentes portentos. El líder adventista William Miller, por ejemplo, profetizó el fin del mundo para 1843. A pesar del fracaso, los adventistas continuaron anunciando el fin del mundo.

En este ambiente, en 1852, nació el Norteamericano Charles Russell. El joven Russell perdió la fe presbiteriana que había recibido de sus padres mientras discutía con un ateo. Un poco mas tarde se unió a los adventistas después de escuchar sus advertencias sobre el fin del mundo.

Su fascinación con profecías lo llevó a creerse el mismo un gran un profeta y a fundar, en 1879, The Watchtower Bible and Tract Society (La Sociedad Bíblica de la Atalaya), hoy conocida como ´Los Testigos de Jehová´(1).

En el campo del comercio se hizo famoso por sus falsas curas para el cáncer y su ´Trigo Milagroso´ el cual vendía a precios exorbitantes. Esta última extorsión fue delatada en el periódico The Brooklyn Eagle donde se comprobó la falsedad de sus reclamos extraordinarios(2).

Intérprete único de la Biblia.

Russel, sin terminar la escuela secundaria, sin estudiar teología, ni muchos menos conocer griego ni hebreo, se autodenomina ´pastor´ y llega a la conclusión que todos los cristianos habían interpretado erróneamente la Biblia. Para remediar la situación escribió 7 volúmenes llamados ´Estudios de la Sagradas Escrituras´.

De estos ´Estudios´ dice el mismo Russell: ´Quien se dirige a la Biblia solamente, en dos años vuelve a las tinieblas. Al contrario, si lee los ´Estudios´ con sus citas, aunque no haya leído una sola página de la Biblia, al final de dos años estará en la luz´ (´La Atalaya´ (revista oficial de los Testigos), Sept. 15, 1910).

Profeta fracasado

En 1874 Russell anunció la venida de Cristo para el año 1914. En ese año los 144,000 debían ser llevados al cielo y dar comienzo el milenio del Apocalipsis (20:2). La humanidad tendría otra oportunidad de vivir en el paraíso terrenal. Pero la realidad fue muy diferente. ¡Lo que en realidad comenzó ese año fue la I Guerra Mundial!

No dándose por vencido, Russell postergó la fecha hasta el 1915 y de nuevo al 1918. Mas tarde los Testigos reinterpretaron el año 1914 como el ´principio de los últimos días´.

Sus predicciones no concordaban con las de su esposa, también profeta, y terminaron en divorcio.

Rutheford, ´El Juez´: Segundo presidente de los Testigos.

El Sr. Rutheford tomó la presidencia de los Testigos a la muerte de Russell en 1916. También continuó la costumbre de imponer a sus seguidores las doctrinas más insostenibles bajo el pretexto de que eran ´nueva luz´ sobre las Escrituras, procedente de Jehová y añadió muchas prohibiciones de las que hablaremos mas adelante.

En el año 1918 fue encarcelado por corto tiempo, lo suficiente para salir lleno de ira contra el clero cristiano al que hacia culpable de sus desgracias. Fue él quien le dio a los Testigos su carácter agresivo contra el cristianismo, especialmente contra la Iglesia Católica a la que condenaba regularmente en diatribas encendidas.

En 1931, cambió el nombre de la secta a ´Testigos de Jehová´(3).

Hacía a sus miembros visitar de casa en casa con un tocadiscos portátil para divulgar sus discursos.

Los patriarcas que no resucitan

Rutheford también heredó de Russell la tendencia a pronunciar solemnes profecías y fijar fechas para eventos apocalípticos... El Harmaguedón(4) está al llegar, insisten desde entonces los Testigos.

Profetizó la resurrección de Abraham, Isaac, Jacob y otros patriarcas del Antiguo Testamento que debía ocurrir para el año 1925(5), justo a tiempo para el Harmaguedón. La preparación para su llegada fue por todo lo alto. Construyeron para los patriarcas una suntuosa mansión en San Diego. Esperaron y esperaron... finalmente el Sr. Rutheford se instaló en la mansión y terminó allí sus años.

En otra famosa profecía Rutheford aseguró, en 1914, que ´millones ahora vivos no morirán´. Con esto quería hacer ver lo cercano que estaba el Harmaguedón y la restauración del mundo a su estado paradisiaco.

A pesar de todo, y muy probablemente gracias a todas estas fantasías, los Testigos crecieron enormemente durante la presidencia de Rutheford a quien ellos consideran entre los hombres mas iluminados de la historia, no menos que Jesucristo.

Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!