Llamados a ser sal y luz
Cuántas mentes juveniles vegetan en la penumbra, en el crepúsculo, en la incertidumbre penosa