¿Fuera todos?
Físicamente, sí. Espiritualmente, no: allí estaremos, con una oración, en los días de las votaciones