¿Es pecado aceptar alguna de las mal llamadas devociones populares o creer en supersticiones?
Hay católicos que dan culto a personajes populares -p. ej.: Gilda o Rodrigo- o creen en el tarot u otras supersticiones, ¿están cayendo en pecado?