¡Hazme justicia contra mi adversario!
Parábolas
Lucas 18, 1-8, Tiempo Ordinario. Dios quiere que recemos, que vayamos todos los días a llamar a su puerta.