El Señor tiene una relación personal con nosotros
El Señor tiene una relación personal con nosotros
Todos nosotros con el bautismo somos elegidos por el Señor. Todos somos elegidos. Nos ha elegido uno a uno. Nos ha dado un nombre y nos mira.