El don de ser hijos de Dios
El don de ser hijos de Dios
Pidamos entonces, la gracia de superar nuestros egoísmos: el egoísmo de querer hacer mi voluntad, como yo quiero.