El modelo perfecto de la tierra buena es la Virgen María
Papa Francisco en el Ángelus. La parábola del sembrador. (historico)