El confort de la derrota (II)
El hombre se hace grande cuando no permanece encastillado dentro de sí