Un incendio providencial
A veces pensamos que Dios se olvida de nosotros, y es todo lo contrario