El regalo del campesino
Por más simples que parezcan nuestras ofrendas, para los ojos del Señor son el más precioso detalle