La joya más cara
«Nunca, nunca, nunca confiar en nadie» era su frase favorita hasta que, cierta mañana, una pequeñita ingresó a la tienda...