Lo que vale la sonrisa de un enfermo
Sin la ayuda del Señor, el yugo de la enfermedad y el sufrimiento es cruelmente pesado.