Vivir y morir en pecado mortal te lleva al infierno
El no advertir al pecador de las consecuencias funestas de su pecado acarrea la condenación propia