La oveja perdida y el buen pastor
¡Qué profunda ternura, que gran alegría encierran estas palabras, Jesús mío!.
Que aquel que ya no reza, un día abra sus labios y desde su corazón te diga que lo perdones, que quiere volver a ti, a formar parte de tu rebaño