Renuncia, no jubilación
El verdadero pastor sabe dejar su cargo en la Iglesia cuando es el debido momento