¡Danos, Señor, sacerdotes santos!
Cuentos con moraleja
¡Cuántas personas están buscando a sacerdotes sencillos pero auténticos! Sacerdotes que reflejen de verdad el rostro de Cristo!