La fe y las obras
¿No es suficiente la Sangre del Hijo de Dios por sí sola para reconciliarnos con el Padre?