Descanso del alma
El Señor nos ha prometido una meta al final del camino.
¿Quién no ha sentido en algún momento la necesidad de descansar?