Impulsado por el Espíritu, fue al templo
Santo Evangelio según San Lucas 2, 22-40. La Presentación del Señor