Una nueva violación de la laicidad
Y del derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos