Pedir y ofrecer oraciones
Mis oraciones se unen a la más potente de todas las oraciones humanas: la de Jesús.