Transfigurando nuestras heridas
Solo la reconciliación consigue regenerar al hombre de la forma que hace de él un «hombre nuevo».