Salir de nuestro propio yo y acoger a los pobres es cristiano
El Papa advierte de dos tentaciones a las que se enfrenta el cristiano en nuestro tiempo: el "ahora mismo" y el "yo"