La compasión, tan presente y tan ausente
Tuit del Papa Francisco del 14 de julio