Desde la fuerza interior de cada uno
Se tiene el derecho de estar triste y abatido, de vez en cuando.