Mostrarle al mundo las entrañas de misericordia de Dios
Reflexión del domingo XVIII del Tiempo Ordinario Ciclo A