El viejo paganismo que resurge
La naturaleza en cuanto tal no piensa, ni quiere, ni se enfada, ni castiga, ni perdona.