La verdadera alegría
El cristiano, el seguidor de Cristo, será verdaderamente feliz cuando consciente y animosamente lo siga.