Caer y levantarse
La caída no cierra las puertas del amor misericordioso de Dios, si sabemos mirarle.