> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Tema controvertido | sección
Religión, cultura y sociedad actual | categoría
Religión, cultura y sociedad | tema
Autor: Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net
Otro tipo de secuestros
Secuestros que anulan la libertad, a veces también los bienes y la vida, de millones de personas
 
Otro tipo de secuestros
Otro tipo de secuestros
Cada secuestro es un drama. Un hombre o una mujer caen en manos de delincuentes o de terroristas despiadados. Pierden su libertad, son tratados como simples “objetos” de los que se busca sacar dinero o “ventajas políticas” para la propia ideología asesina.

La víctima sufre intensamente. Sufre, de un modo especial, al pensar en quienes le aman, en quienes participan más de cerca de su tragedia, del sucederse de días de esperanza y de días angustiosos de silencio o de amenazas.

Los familiares y amigos viven momentos de angustia y de dolor. Buscan mil maneras para salvar al amigo, para liberarlo de carceleros criminales, para que termine una situación absurda.

Sufren también las autoridades públicas, las fuerzas de policía, la sociedad entera. No pocas veces surgen fuertes tensiones entre quienes querrían salvar al secuestrado, aunque se tuviese que ceder al chantaje de las bandas criminales, y entre quienes toman actitudes de firmeza y renuncian a cualquier negociación, con la esperanza de una pronta y difícil intervención por parte de la policía.

Existen, sin embargo, otros secuestros, muy numerosos y muy poco comentados: secuestros que anulan la libertad, a veces también los bienes y la vida, de millones de personas.

Son los secuestros de quienes cierran su corazón al amor y se dejan encadenar por el egoísmo. De quienes olvidan sus compromisos matrimoniales y buscan disfrutes desleales y adúlteros. De quienes no están contentos con las sanas alegrías de la vida y se abandonan a todo tipo de abusos en el mundo del sexo, del alcohol, de la droga. De quienes ponen toda su confianza en el dinero y en las cosas materiales y olvidan lo importante que es dar y recibir cariño de quienes viven a su lado.

Son los secuestros de quienes narcotizan su conciencia y dejan de lado sus compromisos como ciudadanos, sus deberes para con la familia, su dependencia de Dios, para perseguir a cualquier precio el capricho inmediato o el triunfo fácil. De quienes no quieren escuchar los consejos del amigo que les invita a ser honestos, las palabras del esposo o la esposa que les recuerdan cuánto les quieren y cómo les necesitan en casa con los hijos, de los compañeros de trabajo que buscan mil maneras para que al menos este fin de semana haya menos borracheras y más convivencia sana en la familia.

Son muchos los secuestros olvidados que aniquilan la libertad, la conciencia, el corazón hambriento de amores auténticos, y que convierten a tantas personas en esclavos tristes de placeres desleales, de pecados profundos y absurdos, de traiciones incluso a los valores más grandes: el matrimonio, la familia, la amistad, la justicia. Secuestros absurdos, porque el “secuestrado” cree muchas veces que sigue siendo libre, que no necesita ayuda alguna.

Pero también esos secuestros cuentan con millones de “rescatistas” dispuestos a todo. Para que un amigo vuelva al buen camino. Para que un esposo o esposa renueve el amor primero. Para que un hijo encuentre en su casa lo que la droga o la pandilla nunca podrán darle. Para que un trabajador o un empresario vivan a fondo la justicia que inicia en el respeto y que puede llevar al amor sincero.

No podemos olvidar a miles de secuestrados que viven atados al miedo, sometidos a asesinos bien pagados. No podemos tampoco dejar de lado a millones de secuestros olvidados, que tal vez piensan ser libres mientras están atados a cadenas de miserias y pecados que anulan sus mejores deseos y rompen sus corazones y el de sus seres queridos.

Salvarlos será lo mejor que podamos hacer para que todos, los secuestrados por violencias asesinas y los secuestrados por pasiones bajas del corazón humano, puedan respirar hondo, sentirse libres, saberse amados por Dios y por millones de corazones buenos que desean, sinceramente, volverles a abrazar felices y contentos.


  • Preguntas y comentarios al autor de este artículo

  • Más artículos del P. Fernando Pascual


  • Consultas de Ecumenismo y Diálogo interreligioso

  • Foros de Catholic.net



  • Imagen: El gusano de luz
     

     
    Publicar un comentario sobre este artículo

     Nombre

     Email (no será publicado)

     País

    Comentario



    Escriba las letras como aparecen



    * Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
         Herramientas del Artículo:
    Arriba
    .
    Ver más artículos del tema
    .
    Preguntas o comentarios
    .
    ¿En donde estoy?
    .
    Hacer un donativo
    Envíalo a un amigo
    .
    Formato para imprimir
    .
    Descargar en PDF
    .
    Descargarlo a tu Palm
    .
      Suscripción canal RSS

    Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
    DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

    Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
    Servicios por email Servicios por email
    Foros Temas Controvertidos de la fe y la moral
    Mapas Mapa de Tema controvertido
    Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
    Comentarios Comentarios al editor de esta sección
    Biblioteca Documentos de apoyo de Tema controvertido
    Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
    Donativos Hacer un donativo
    Especial Sede Vacante y Cónclave 2013
    Papa Francisco
    Dios: La Santísima Trinidad
    Temas controvertidos de actualidad
    Muerte, juício, infierno y gloria
    Jesucristo
    La Virgen María
    Los Ángeles y los Santos
    La libertad humana y el pecado
    La Vida Cristiana
    Moral y valores
    La Iglesia católica
    La posición doctrinal de la Iglesia
    La gracia y la salvación
    Falsas profecías
    Religión, cultura y sociedad actual
    Una sociedad multicultural
    Una sociedad donde todo es relativo
    Una sociedad tolerante
    Religión, cultura y sociedad
    Otras ideologías no-católicas
    Esoterismo, supersticiones y satanismo
    Las enseñanzas de la Iglesia
     
    Lista de correo


    Suscribir
    Cancelar suscripción
    Consultores en línea
    Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
    Ver todos los consultores
    Apoyan a la sección
    Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
    Impuestoporlavida.org

    Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

    Eventos
    III Congreso Arquidiocesano de Música Litúrgica
    El Ministerio de la Música... un Liderazgo
    Ver todos los eventos

    Encuesta
    ¿Has utilizado alguna vez nuestro servicio de consulta espiritual y doctrinal en línea?
    Sí, y siempre he recibido respuesta
    Sí, pero a veces no me han respondido
    Sí, y nunca me respondieron
    No he tenido necesidad de usarlo
    No sabía que existía ese servicio en http://es.catholic.net/consultorios/
    > Ver resultados
    > Ver todas las encuestas
    Temas Controvertidos de la fe y la moral
    ¡Participa!
    Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
    © 2014 Catholic.net Inc.
    Todos los derechos reservados
    El lugar de encuentro de los católicos en la red