.
Y después de nuestras vacaciones, ¿qué?
Escritores Actuales /Dennis Doren, L.C.

Por: P. Dennis Doren LC | Fuente: Catholic.net


Estamos volviendo de vacaciones y sin duda hemos pasado unos das hermossimos en la playa, en el campo, con la familia, con nuestros amigos, momentos maravillosos de convivencia; realmente hemos recargado nuestras bateras y estamos dispuestos a... A qu estamos dispuestos? Ahora todo vuelve a la normalidad, y al terminar estos das santos va mi pregunta: Qu experiencias, qu lecciones y con quin te quedas? Ser que te quedas con Cristo resucitado y por l estars dispuesto a cambiar de vida y ser un reflejo de Dios entre las personas?, o tal vez la gran subasta de artculos que nos ha ofrecido la vida estos das de vacaciones, nos lleva a optar por muchas cosas, dejando lo que realmente es esencial?

Un hombre rico y su hijo tenan gran pasin por el arte. Tenan de todo en su coleccin; desde Picasso hasta Rafael. Muy a menudo se sentaban juntos a admirar las grandes obras de arte; desgraciadamente, el hijo fue a la guerra. Fue muy valiente y muri en la batalla mientras rescataba a otro soldado.

El padre recibi la noticia y sufri profundamente la muerte de su nico hijo. Un mes ms tarde, justo antes de la Navidad, alguien toca a la puerta. Un joven con un gran paquete en sus manos dijo al padre: "Seor, usted no me conoce, pero yo soy el soldado por quien su hijo dio la vida. l salv muchas vidas ese da, y me estaba llevando a un lugar seguro cuando una bala le atraves el pecho, muriendo as, instantneamente. l hablaba muy a menudo de usted y de su amor por el arte."

El muchacho extendi los brazos para entregar el paquete: "Yo s que esto no es mucho. Yo no soy un gran artista, pero creo que a su hijo le hubiera gustado que usted recibiera esto". El padre abri el paquete. Era un retrato de su hijo, pintado por el joven soldado.

l contempl con profunda admiracin la manera en que el soldado haba capturado la personalidad de su hijo en la pintura. El padre estaba tan atrado por la expresin de los ojos de su hijo, que los suyos propios se llenaron de lgrimas. Le agradeci al joven soldado y ofreci pagarle por el cuadro. "Oh no, Seor, yo nunca podra pagarle lo que su hijo hizo por m. Es un regalo".

El padre colg el retrato arriba de la repisa de su chimenea. Cada vez que los visitantes e invitados llegaban a su casa, les mostraba el retrato de su hijo antes de mostrar su famosa galera. El hombre muri unos meses ms tarde y se anunci una subasta con todas las pinturas que posea.

Mucha gente importante e influyente acudi con grandes expectativas de hacerse de un famoso cuadro de la coleccin. Sobre la plataforma estaba el retrato del hijo. El subastador golpea su mazo para dar inicio a la subasta. "Empezaremos el remate con este retrato del hijo, Quin ofrece algo por este retrato?" Hubo un gran silencio.

Entonces una voz del fondo de la habitacin grit: "Queremos ver las pinturas famosas, olvdese de esa". Sin embargo, el subastador persisti: "Alguien ofrece algo por esta pintura? $100?, $200?" Otra voz grita con enojo: "No venimos por esa pintura, venimos por los Van Goghs, los Rembrandts. Vamos a las ofertas de verdad".

Pero an as, el subastador continuaba su labor: "El Hijo, El Hijo, quin se lleva El Hijo?". Finalmente, una voz se oy desde muy atrs de la habitacin: "Yo doy diez dlares por la pintura", era el viejo jardinero del padre y del hijo. Siendo un hombre muy pobre, era lo nico que poda ofrecer. "Tenemos $10 quin da $20?" grit el subastador. La multitud se estaba enojando mucho. No queran la pintura de El Hijo! queran las que representaban una valiosa inversin para sus propias colecciones.

El subastador golpea por fin el mazo: "Va una, van dos, VENDIDA por $10" "Empecemos con la coleccin!", grit uno. El subastador solt su mazo y dijo: "Lo siento mucho, damas y caballeros, pero la subasta lleg a su final"

"Pero, y las pinturas?" dijeron los interesados; "lo siento", contest el subastador; "cuando me llamaron para conducir esta subasta, se me dijo de un secreto estipulado en el testamento del dueo. Yo no tena permitido revelar esta estipulacin hasta este preciso momento. Solamente la pintura de EL HIJO sera subastada. Aquel que la aceptara, heredara absolutamente todas las posesiones de este hombre, incluyendo las famosas pinturas. El hombre que acept quedarse con EL HIJO se queda con TODO".

Dios nos ha entregado a su Hijo, quien muri en una cruz hace 2,000 aos. As como el subastador, su mensaje hoy es: "EL HIJO, EL HIJO, QUIEN SE LLEVA EL HIJO?" Quien ama al Hijo lo tiene todo. Bueno, y t con quin te quedas?

  • Preguntas o comentarios al autor
  • P. Dennis Doren LC


    Puedes escuchar esta meditacin en audio entrando al Podcast de Catholic.net aqu:





    Blog, Sembrando Esperanza
    Canal de youtube.
    FB. Fanpage. Sembrando Esperanza
    Twitter: @dennisdorenLC