.
La despenalización de las drogas explicada a los hijos
Educadores Católicos /Casos Prácticos y Respuestas breves

Por: Francisco | Fuente: www.micumbre.com

La despenalizacin de las drogas explicada a los hijos

ESCUELA PARA PADRES

Mxico acaba de aprobar una ley que despenaliza la tenencia y consumo de varias drogas. La Corte Suprema de Argentina ha determinado que el consumo de marihuana, no es delito, lo que pronto llevara a que el Gobierno apruebe una ley que lo autorice. En Holanda tambin esta despenalizado el consumo de drogas y en California est autorizado el consumo de marihuana con fines medicinales. Todas esas leyes son diferentes en su contenido, pero tienen un mensaje comn: Que cada ciudadano se drogue con lo que quiera, cundo y cmo quiera.

No hay drogas fuertes y drogas suaves, todas matan a corto o a largo plazo, los narcotraficantes lo saben de sobra. El dinero de los narcotraficantes penetra todos o casi todos los estamentos sociales, polticos y econmicos, para conseguir la expansin del consumo de las drogas. Por eso consiguen que los legisladores aprueben la tenencia y el consumo de drogas, en pequeas cantidades para consumo personal e inmediato de: opio, herona, marihuana, cocana, anfetaminas, LSD y sus derivados, etc. No dicen si se puede tener una sola de esas pequeas cantidades o varias a la vez, ni cuantas veces puede drogarse diariamente. Ni si puede tomar esas cantidades de cada tipo de droga juntas. Tampoco han puesto lmites a la edad para la posesin y el consumo de las drogas. Despenalizarlas significa que cada persona pueda fabricarlas, sembrarlas, comprarlas, venderlas y consumirlas cuando quiera. Si ahora no puede hacer todo eso, ser dentro de muy poco, Ya se encargarn los narcotraficantes de conseguirlo por medio de sus representantes.

Los contenidos de cada una de las leyes ya en vigor, en cada pas y las propuestas de leyes en curso, para despenalizar o permitir el consumo de drogas, son muy diferentes, aunque los estragos que estas leyes han producido, producen y producirn en la poblacin, son iguales de dainos en todas partes. Es cierto que hay pases y estados, que tienen leyes que las permiten. Siempre a lo largo de la historia ha habido leyes absolutamente surrealistas e injustas, que benefician a unos pocos y perjudican a muchos.

Vaya mensaje que estn mandando los legisladores y los que aplauden esas leyes, a la sociedad y especialmente a los jvenes. El mensaje que los jvenes oyen es, el que puedes hacer lo que quieras, pues la ley no te va a castigar, aunque drogarse vaya en perjuicio propio y de la sociedad. Nadie les dice a esos jvenes, que cuando vayan a presentarse a solicitar un trabajo en cualquier sitio, donde obligatoriamente les hacen un examen de consumo anterior de drogas, van a encontrarles residuos de las drogas consumidas, que por mucho que sean despenalizadas, van a ser un impedimento irresoluble, para acceder a determinados trabajos.

Las compaas de seguros cada vez ms, exigen a los empleadores, que realicen esos exmenes de consumos de drogas, a todos los trabajadores y a los solicitantes. No quieren tomar riesgos de contratar personas, que han consumido drogas, por muy despenalizadas que estn. Los consumidores, aunque sean ocasionales, tienen que tener los ojos muy abiertos, pues las drogas siempre pasan su factura.

En las naciones donde algunas o todas las drogas estn permitidas, los consumos se han disparado, los crmenes debidos a su posesin, transporte y consumo han aumentado y curiosamente, los precios han subido enormemente. Ninguna organizacin criminal, va a permitir bajar los precios, porque aumente el consumo. La circulacin de la droga, puede entrar en otros canales de distribucin ms legales, pero las consecuencias para el consumidor son iguales o peores.

Padres! Hay temas con sus hijos que no son negociables, el consumo de drogas es uno de ellos. Tienen que estar muy alertas a los primeros sntomas de posesin y consumo de drogas, pues el consumo de marihuana, es la puerta que les conduce irremediablemente, al infierno en la tierra. Las drogas destruyen a las personas, a la familia y a la sociedad. Tengan mucho cuidado, pues hay demasiados intereses creados para que el consumo de las drogas se generalice y el despenalizarlo es un primer paso.

Padres! Pongan mucho nfasis en la educacin, en las virtudes y valores humanos, expliquen bien con el ejemplo las diferencias que hay entre lo que est bien, lo que est mal y cuales son los lmites, no negociables, en la educacin y control de la conducta de sus hijos. Tengan en cuenta que ha bajado muchsimo el buen comportamiento en algunos grupos sociales, porque ha fallado el sistema tradicional de control, por parte de la familia, la escuela, la autoridad, la influencia de la sociedad, de los amigos, etc. Estamos en una sociedad muy permisiva, que consiente que las personas hagan lo que quieran, sin que nadie, en aras de una libertad muy mal entendida, les impida hacer lo que quieren. Ya no hay frenos para nada y ahora habr menos, cuando los gobiernos despenalicen el consumo de las drogas.

Padres! Expliquen bien a sus hijos, que los consumidores de drogas tambin contribuyen con el dinero de su compra, a la realizacin de los asesinatos, secuestros, sobornos, corrupciones y extorsiones, que realizan los narcotraficantes. Tanta responsabilidad tienen en los crmenes, los que pagan por la droga, como los que cometen el crimen por lla. La mejor prevencin, es educar a los hijos en la prctica de las virtudes y valores humanos y tratar de influir en los polticos, para que promulguen leyes, que traten de anular el consumo, mediante la limitacin de la oferta, el control de la demanda y la prohibicin total.

Padres! El consumo de drogas tiene unos escalones perfectamente definidos. Los jvenes cada vez empiezan a consumir drogas licitas o ilcitas, a ms temprana edad. Ahora con las nuevas leyes, que las despenalizan y sin haber fijado los limites en las edades, ni en las cantidades, el consumo y la adiccin, ser mayor. Normalmente el que consume drogas, invariablemente se convierte en narcotraficante. Empieza en los jvenes, primero con el consumo de alcohol, tabaco y pastillas de xtasis, chess o similares que se pueden adquirir muy fcilmente, a bajos precios y con muy poca repercusin policial. Despus continan con la marihuana, que hace de perfecta puerta de entrada al infierno en la tierra, viaje prcticamente irreversible, donde llevar a sus consumidores a ese precipicio, que es el terrible mundo de las drogas, cuyos efectos cada vez son mucha ms severos y dainos.

Padres! Pongan mucha atencin al inicio del problema. Todo lo que hagan como prevencin, evitar problemas mayores. Hay una lnea delgadsima, entre el consumo de drogas ocasional y el enganche, sin vuelta a tras. A esta situacin, de muchsima ms importancia, se puede llegar en cualquier momento, si no se ponen los medios necesarios para evitarlo. Muchos de los adolescentes, que comienzan a fumar o a beber y consumir alcohol y drogas, aunque sea de forma ocasional, suelen responder a patrones, de bajo rendimiento escolar y problemas familiares o de conducta, pues estas substancias son tpicamente las drogas del umbral, que llevan a la marihuana y de ah a otras drogas ilcitas. Si no se corrigen inmediatamente, estn dando el paso hacia un consumo cada vez mayor, pues han empezado una escalada de difcil retorno, que es lo que quieren los narcotraficantes, que por lo menos prueben las drogas, para engancharlos como asiduos consumidores.

Padres!

Quien quiere a un maestro legalmente drogado, que est dando clases a los hijos?
Quien quiere a un conductor legalmente drogado, conduciendo un autobs escolar o un camin?
Quien quiere a un doctor legalmente drogado, atendiendo en un hospital o consulta medica?
Quin quiere a un polica, bombero o enfermero, legalmente drogado protegiendo a los ciudadanos?
Quin quiere a un congresista o a un senador, legalmente drogado emitiendo leyes?
Quin quiere a una madre embarazada, consumiendo drogas?

Las leyes de despenalizacin de la posesin y consumo de drogas, no contemplan las penas para los que estn realizando operaciones pblicas, bajo los efectos de esas drogas legalizadas. Hasta ahora, solamente hay control de alcohol y drogas, cuando sucede un accidente o algn caso extraordinario y en empresas muy especiales, para poder trabajar.

Algunas organizaciones a favor de la familia, no se cansan de demostrar a los padres de familia, a las organizaciones sociales y a los gobiernos, las fatales cicatrices que dejan en los cuerpos y en las mentes de las personas, el consumo de drogas, licitas o ilcitas. Pero siempre hay gente, que quiere simplificar el problema del consumo de drogas prohibidas, comparndolas con el consumo de otras drogas permitidas como el alcohol, el tabaco, el juego, las apuestas, el Internet, el trabajo y otras adicciones, que tambin pueden destrozar a una persona y a su entorno familiar y social.

Hay muchos ilusos que creen que, despenalizando o permitiendo la posesin y el consumo de las drogas, aunque fuese en pequeas cantidades, solucionara este grave problema que tiene la sociedad, principalmente los jvenes. Esos mismos ilusos, primero aplaudieron las leyes de despenalizacin, del crimen del aborto y lo convirtieron en un derecho de la mujer, aunque se olvidaron del derecho del nio. Despus tambin aplaudieron la autorizaron, para aplicar el asesinato de la eutanasia para hacerlo indiscriminadamente, incluso a los que se resistan. Tambin lo convirtieron en un derecho de los mdicos, familiares, organizaciones y gobiernos, pero se volvieron a olvidar, del derecho de las personas a morir dignamente, cuando les llegue la hora de su muerte, no cuando otros quieran que les llegue. Ahora quieren que se despenalice la posesin y el consumo de las drogas, ya que consideran que cada uno puede hacer lo que quiera con su cuerpo, incluso si no les importa las consecuencias, que esas decisiones conllevan para la persona, la familia y para la sociedad.

Los mismos ilusos que para justificar la despenalizacin de las drogas, emplean continuamente sofismas y falacias, como el de la viejecita con cncer terminal, que fuma marihuana para disminuir el dolor o el del padre de familia, que est en su casa fumando marihuana, aparentemente sin hacer dao a nadie. Los mismos que aseguran, basndose en su imaginacin y deseos, que las drogas bajaran de precio y desaparecera el crimen relacionado con ellas, si se pudieran vender en las tiendas. Estos no quieren aceptar, que est hartamente demostrado, que en todos los pases donde se han despenalizado las drogas, los crmenes violentos han aumentado y las drogas en las tiendas, han subido enormemente de precio.

Despus de despenalizar el consumo de drogas, los mismos grupos u otros parecidos, empezarn a pedir que se despenalice el robo, el asesinato, el adulterio y otra serie de faltas contra la ley natural. Ya consiguieron que en algunos estados, se despenalice y autorice el matrimonio homosexual. Este es el mundo que preconiza despenalizar el crimen organizado, los narcotraficantes y los lavadores de dinero negro.

Los narcotraficantes estn rodeados de un aparente alo de protectores, bienintencionados de la sociedad, gozando de un buen predicamento entre sus conciudadanos, por las obras de caridad con que se prodigan. Estn asentados en su poder y preservados por las leyes crean empresas, proporcionan empleo, producen riqueza, organizan fundaciones de caridad, dispensan donaciones generosas y, generalmente, la nica persecucin que temen, es la de los medios de comunicacin, que bien se cuidan de silenciar por las buenas o por las malas.

Actualmente existe una cierta permisividad y tolerancia en la tenencia, consumo y comercio de las drogas, que no se quiere controlar. A los narcotraficantes les es mucho ms fcil y barato, conseguir la aprobacin de leyes, que les permitan controlar el mercado de las drogas y venderlas sin problemas penales, que luchar frontalmente con la polica y las leyes. Por eso ponen tanto esfuerzo en convencer a la sociedad, de las ventajas de la despenalizacin de las drogas, con nuevas leyes Los ilusos no pueden olvidar, que el origen de todo ese emporio delictivo, est sustentado por el delito e ntimamente asociado al crimen. Han visto detenido a alguno de los millones de consumidores de drogas? Suele haber excepciones, pero solamente detienen a los traficantes, que estn en el ltimo escaln de la cadena. Los grandes jefes, los lavadores del dinero negro y los funcionarios corruptos, nunca se les ve en la televisin.

En otro articulo escribir sobre el infierno en el que caen los deportistas, por el consumo de esteroides permitidos por la ley y en muchos casos, recomendados por los entrenadores, a pesar de que saben o deberan saber todos, que esos triunfos a corto plazo, son el principio de unos graves problemas de salud a largo plazo, que en muchos casos ya no tienen solucin.




Recomindanos a tus amigos

http://es.catholic.net/recomiendanos/