Menu


¿Qué sucedió en Medjugorje?
La posición de la Iglesia sobre las apariciones marianas de Medjugorje


Por: Vatican Insider | Fuente: vaticaninsider.lastampa.it/es



El 25 de junio (2011) se cumplieron treinta años de las apariciones marianas de Medjugorje. ¿De qué se trata?

Las apariciones de Medjugorje comenzaron en 1981, cuando algunos jóvenes del pequeño pueblo de Bosnia-Herzegovina dijeron haber visto a la Virgen. Algunos de ellos, treinta años después, afirman seguir teniendo una aparición diaria. La característica completamente nueva de estas apariciones es el hecho de que la visión no está vinculada a un lugar, sino que acontece en el lugar donde se encuentren los videntes.



Las apariciones de Medjugorje ¿son aprobadas por la Iglesia?

No, el juicio sobre las esas apariciones se encuentra aún suspendido. El Papa, en vista del alcance internacional del fenómeno y de la discordancia de opiniones entre el obispo local y otros obispos del país, nombró a una comisión internacional, confiándole la guía al cardenal Camillo Ruini, para evaluar los testimonios y expresar un juicio. Este también es un hecho del todo excepcional: el reconocimiento de una aparición corresponde, de hecho, al juicio del obispo del lugar.



¿Cuántas son las apariciones marianas y cuáles son las principales entre las reconocidas oficialmente por la Iglesia católica?

En los veinte siglos de historia cristiana se cuentan alrededor de dos mil indicaciones relativas a apariciones marianas que han tenido una cierta relevancia histórica. Las reconocidas por la Iglesia en los últimos dos siglos son sólo una docena. Entre ellas, las más importantes son Guadalupe, en México (1531); Rue du Bac, en París (1830); La Salette, en Francia (1846); Lourdes, en Francia (1858); Fátima, en Portugal (1917); Banneux, en Bélgica (1933); Ámsterdam, en Holanda (1945); Akita, en Japón (1973); Kibeho, Ruanda (1981).



¿Cuál es la actitud de la Iglesia frente a estos fenómenos?

Muy prudente, extremadamente prudente. Antes de pronunciarse, la autoridad eclesiástica procede con pie de plomo. El obispo del lugar, si considera que existen los presupuestos, instituye generalmente una comisión teológica, que interroga a los videntes y evalúa los testimonios, junto con los eventuales mensajes vinculados a la aparición.



¿Cuáles son los criterios utilizados por la Iglesia para determinar la autenticidad de una aparición?

La credibilidad de los videntes: jamás se deben contradecir, sus relatos deben coincidir, deben ser reconocidos como sanos desde el punto de vista mental. En segundo lugar, la ortodoxia de los eventuales mensajes, que deben ser conformes al mensaje evangélico y también al magisterio de la Iglesia. Finalmente, los frutos, es decir, las conversiones y las eventuales gracias vinculadas al lugar de la aparición.



¿Qué juicio puede dar el obispo al finalizar el proceso?

Se prevén tres fórmulas para los tres tipos de juicio. Si la autoridad eclesiástica llega a confirmar la autenticidad del fenómeno, la fórmula es constat de supernaturalitate, es decir, consta la sobrenaturalidad. Si, en cambio, se confirma que se trató de un fraude o de la fantasía de algún visionario, el juicio es constat de non supernaturalitate, es decir, consta la no sobrenaturalidad. Y si el juicio es interlocutorio y no fue posible determinar la veracidad pero tampoco desmentirla, se adopta la fórmula non constat de supernaturalitate, es decir, no consta la sobrenaturalidad, pero esto no quita que pueda ser constatada en un segundo momento. Este último juicio ha sido utilizado para Medjugorje.



¿Cuál fue la aparición mariana que más duración tuvo?

A pocas decenas de kilómetros de la frontera con Piamonte, sobre los Alpes Marítimos del Delfinado, en Laus, entre 1664 y 1718, la Virgen se le apareció durante 54 años a una pastora analfabeta pobre, Benedetta Rencurel. Las apariciones de Laus fueron reconocidas oficialmente el 13 de junio del 2008 por el obispo de Gap et d´Embrun, monseñor Jean-Michel de Falco-Leandri.



¿Un fiel católico está obligado a creer en las apariciones marianas reconocidas oficialmente por la Iglesia?

No, el fiel católico no está obligado a creer en las apariciones marianas, aunque sean reconocidas oficialmente. La Iglesia considera terminada la revelación pública con la muerte del último de los apóstoles y, por lo tanto, todas las apariciones, todos los mensajes sucesivos, aunque tengan un valor universal, son considerados revelaciones «privadas», en las cuales el fiel no tiene obligación de creer, porque no agregan nada al mensaje evangélico ni al magisterio de la Iglesia.



¿Por qué, según los teólogos católicos, la Virgen se revela en tantas apariciones?

El significado es el de la ayuda, del sostén, algunas veces de la advertencia, acompañado siempre de la invitación a la oración y a la conversión: en Fátima, la Virgen se apareció en la vigilia de la Revolución de Octubre y habló de Rusia. En Kibeho, Ruanda, con diez años de anticipación, presentó a los videntes la visión de lagos y ríos color sangre, escenarios que se verificarían con los tremendos enfrentamientos entre las etnias hutu y tutsi.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Regístrate aquí