Menu


El catequista tiene una gran capacidad pedagógica
No sirve saber mucho si no se sabe cómo transmitir esos conocimientos.


Por: Tere Fdez. del Castillo/ Lucrecia R. de Planas | Fuente: Tere Fdez. del Castillo/ Lucrecia R. de Planas



Un verdadero educador de la fe debe estar preparado pedagógicamente para poder llevar a cabo la delicada tarea de moldear las almas y mentes de los niños.

No sirve saber mucho si no se sabe cómo transmitir conocimientos de una manera adecuada a la edad y etapa de formación de los alumnos.

Por eso, el catequista que la Iglesia necesita:

a) Es un asiduo estudioso de la psicología y los intereses de los niños.

- Se esfuerza por conocer a cada uno de sus alumnos, sabiendo que es un alma que Dios le ha confiado y que tiene una misión importante e insustituible dentro de la Iglesia.

- Trata a cada uno de acuerdo a sus características individuales, potenciando sus cualidades al máximo y desarrollando todas sus capacidades intelectuales: estudio, memoria, análisis y síntesis y actitudes de reflexión y de acción que los conviertan en un verdadero apóstol del Reino de Cristo.

- Sabe escuchar a cada alumno, dándole atención personal y dedicándole el tiempo necesario.

- Confía en la capacidad de cada alumno, haciendo que se sienta seguro y desarrolle una alta autoestima.

- Sabe reconocer sus logros, por más pequeños que éstos sean. Los motiva constantemente para que tengan interés en la clase de formación católica.

- Se preocupa no sólo de transmitir datos, sino de lograr que estos datos influyan y transformen la vida de los alumnos.

b) Conoce y aplica las técnicas básicas para el control del grupo

- Es un líder que atrae a los demás y los ayuda a su realización.

- Tiene ascendiente sobre sus alumnos, no por castigos y amenazas, sino por su testimonio.

- Conoce el valor de la disciplina y no la confunde con la represión. Sabe aplicar la disciplina formativa: Prevenir, motivar y responsabilizar.

- Utiliza la disciplina preventiva como medio eficaz para mantener el interés y las actitudes adecuadas dentro de la clase.

c) Se exige cada día hacer más interesantes y atractivas sus clases.

- No se confía de su simple experiencia.

- Lee y estudia acerca de nuevas técnicas de enseñanza.

- Elabora material didáctico para hacer del aprendizaje una tarea llena de interés.

 

 

 

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte con nosotros tu opinión:
 



Facebook

Twitter


* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio?   Suscríbete a nuestro boletín mensual



* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión":Foros de discusión de Catholic.net

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento