Menu


7. Mirando con esperanza el Tercer Milenio
Frente a los desafíos de la cultura adveniente se debe fortalecer la comunión eclesial


Por: + Luis Bambarén Gastelumendi, S.J. | Fuente: Comisión Episcopal de Apostolado Laical, Perú



La nueva evangelización nos llama a renovar nuestro ardor, nuestros métodos y nuestras expresiones apostólicas. Son muchos los «signos de esperanza» en estos tiempos, «a pesar de las sombras que con frecuencia los esconden a nuestros ojos» (242). Entre estos signos el Papa Juan Pablo II llama a «una más atenta escucha de la voz del Espíritu a través de la acogida de los carismas y la promoción del laicado» (243). En las asociaciones y movimientos eclesiales encontramos motivos de gran esperanza para este renovado empeño evangelizador. Son un don del Espíritu Santo que ha derramado su gracia en los corazones y que ha encontrado acogida y cooperación en muchísimos fieles clérigos y laicos. Por esta razón en Santo Domingo, dentro del programa de renovación del Pueblo de Dios y de la convocatoria a emprender una nueva evangelización, se propone como una de las líneas de compromiso para este tiempo: «Motivar y alentar a las comunidades y movimientos eclesiales para que redoblen su servicio evangelizador dentro de la orientación pastoral de la Iglesia local» (244).

Como ha señalado el Papa Juan Pablo II, el apostolado asociado es un signo de la comunión y de la unidad de la Iglesia en Cristo. Un signo que «debe manifestarse en las relaciones de "comunión", tanto dentro como fuera de las diversas formas asociativas, en el contexto más amplio de la comunidad cristiana» (245). Esta comunión es esencialmente misionera. La comunión lleva a la misión y la misión implica la comunión. Se pone así de manifiesto la rica perspectiva eclesiológica de comunión de la enseñanza conciliar y del Magisterio del Papa Juan Pablo II, como un marco apropiado para una aproximación al floreciente fenómeno de la vida asociada en la Iglesia. Las asociaciones y movimientos, desde su fidelidad al Espíritu Santo, reflejan y hacen presente el misterio de comunión que es la Iglesia, y colaboran para que la vida de comunión eclesial sea «un signo para el mundo y una fuerza atractiva que conduce a creer en Cristo» (246).

La llegada del Tercer Milenio nos sitúa ciertamente ante el umbral de nuevos tiempos. Los movimientos están llamados, en unión con todos los demás integrantes del Pueblo de Dios, a proclamar una vez más el misterio de la encarnación al mundo entero, con la convicción de que sólo en Jesucristo los seres humanos encontrarán el sentido pleno de su existencia y la respuesta a sus más hondos anhelos. Frente a los desafíos de la cultura adveniente se debe fortalecer la comunión eclesial, para que desde la complementariedad se pueda anunciar con renovado vigor el Evangelio de la vida en las diversas circunstancias sociales y culturales.

Debemos mirar con esperanza el futuro. La riqueza y variedad de las asociaciones y movimientos eclesiales ponen de manifiesto la vitalidad de la Iglesia. Hacemos votos para que, dejándose guiar por el Espíritu Santo, sean fecundos en su servicio eclesial. Ponemos en la Santísima Virgen María nuestras esperanzas, para que ella, que es la Madre de Cristo y de la Iglesia, sea estrella que guíe los pasos de las asociaciones y movimientos en el empeño por impulsar la nueva evangelización que ponga en el corazón y los labios de los hombres y mujeres de nuestro tiempo y cultura a Jesucristo, vida y esperanza de los pueblos, quien es el mismo ayer, hoy y siempre (cf. Hb 13,8).



Utiliza este enlace para ponerte en contacto con los
Asesores para Movimientos Eclesiales
¡Te los recomendamos a todos!


 

Suscríbete aquí
para recibir este servicio en tu e-mail

 

 

 



 

Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE CATHOLIC.NET donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.

 

 

 

 



 

 

 

NOTAS

242.S.S. Juan Pablo II, TMA, 46.

243.Loc. cit.

244.Santo Domingo, 131. La promoción de los movimientos ha sido una constante en las Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano de Medellín, Puebla y Santo Domingo. Cf. Medellín, 3,21; 4,15; 5,6; 5,17; 5,18; 10,3; 10,6; 10,13; 10,16; 10,18; 15,17; Puebla, 155, 173, 615, 635, 782, 806; Santo Domingo, 38, 48, 58, 64, 95, 100, 102, 112, 131, 142, 222, 259.

245.Cf. S.S. Juan Pablo II, ChL, 29.

246.S.S. Juan Pablo II, ChL, 31.

 

 

 

 

 

 

 





 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |