Menu


¿Profesional o mamá?
Nada más trascendental que ser mamá


Por: Marina Galzerano | Fuente: Mujer Nueva



Durante 27 años de mi vida me tragué el cuento de que la mujer tenía que realizarse fuera de la casa. Había que estudiar y luego trabajar mucho y subir la escalera corporativa en alguna empresa. Teóricamente eso me daría mucha felicidad y satisfacción. Y así lo hice. Terminé la Universidad y tomé un trabajo en una empresa multinacional. Después de cuatro años trabajando de sol a sol, porque entraba a las 9 de la mañana, pero no sabía a qué hora iba a salir, conocí a una persona que me tiró un balde de agua fría.

Después de escuchar toda mi cátedra de lo importante que era que las mujeres trabajaran para sentirse realizadas, porque cambiar pañales no era suficiente para nuestro intelecto, él me dijo:

“Que bueno que hay mujeres como tú, que trabajan para hacer una diferencia, pero yo no veo un trabajo que haga más diferencia y que sea más trascendental que el ser mamá. Ahí haces la diferencia, en educar a personas honradas y que ayuden a salir adelante al país. El trabajo de ser mamá es de gran importancia en el mundo, en una empresa siempre serás útil, pero nunca serás indispensable; en una familia una madre es indispensable”.

En ese momento sentí que toda mi existencia era superficial. En ese momento todo lo que yo había creído durante TODA MI VIDA se venía abajo y se me presentaba la realidad en crudo.

Al poco tiempo me casé con ese hombre. Tomamos la decisión de que después de que naciera nuestro primer hijo, yo podría elegir regresar a trabajar o no hacerlo. Pero recuerdo como si fuera ayer, cómo mi hija a la edad de tres meses lloraba, pero al verme entrar al cuarto dejó de llorar y sonrió… en ese momento me di cuenta de que NADA, ABSOLUTAMENTE NADA QUE YO HICIERA EN UNA OFICINA ME DARÍA ESA SATISFACCIÓN. Esa satisfacción de ser necesitada y amada por una personita tan vulnerable.

Fue una decisión difícil, ya que todos incluso familiares cercanos me decían: “para qué estudiaste tanto para cambiar pañales…”

Claro que los años han pasado y probablemente ya no seré tan necesaria como lo era cuando mis hijos eran chicos, pero con una buena preparación y fuerza de voluntad, lograré insertarme en el ámbito del trabajo. Aunque insisto que nunca tendré la satisfacción que tengo cuando mis hijos me llaman MAMÁ.








Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí