Menu


Crees en Dios, pero... ¿le crees a Dios?
La fe: un regalo para el hombre. La fe no es sólo creer en Dios, sino sobre todo, creerle a Dios


Por: P. Eulogio Medina |



La fe es creer en Alguien, pero sobre todo, creerle a ese Alguien. Es creer en Dios y también creer todo lo que Él nos ha dicho y manifestado.

Creer es aceptar a Dios y confiar plenamente en Él, Dios vivo manifestado en Jesucristo, en quien la revelación ha adquirido su plenitud.

La fe es un don gratuito, un regalo que Dios hace al hombre y que el hombre puede recibir o rechazar. Este don ni encadena, ni anula a la libertad del hombre. Es un acto personal, una respuesta libre a la iniciativa de Dios.

Por tanto, Dios es quien habla y el hombre escucha y responde libremente, ponderando razones y responsabilidades; teniendo en cuenta la gracia de Dios.

La aceptación de la fe va más allá de la mera adhesión intelectual y teórica a la verdad que Dios nos revela. La fe nos debe llevar a transformar la propia vida, a obrar adoptando comportamientos acordes con la verdad que se ha conocido.

Dios no deja indiferente al hombre, la fe ilumina la conciencia, cambia los criterios y comportamientos, compromete y orienta la existencia a una nueva responsabilidad.

Creer no es un acto aislado, sino que involucra a toda la persona, de tal modo que surge la necesidad de transmitir la fe a los demás, a hacerlos partícipes del gran don que Dios le ha dado al hombre para conocerle y llegar a Él.

Si tu fe no es así, si creer en Dios no te ha llevado a modificar todo tu estilo de vida, es porque tal vez no te has animado a creerle a Dios.









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Regístrate aquí