Menu


Ser dóciles instrumentos de Dios
Sin nuestra cooperación fiel y constante, Jesucristo no puede hacer lo que tiene determinado hacer con nosotros


Por: Mensajes :-) | Fuente: Catholic.net



Cristo desde la eternidad tenía en su mente lo que debería ser cada hombre y la obra integrada por todos en la Iglesia; nos admiramos cuando vamos viendo cómo nos descubre la grandeza de sus planes. Pero con todo que Él lo quiere y que sus planes son sublimes, y que la misión a que estamos llamados cada uno es de vital importancia, nada se logrará si nosotros no nos prestamos como dóciles instrumentos en las manos del Señor.

Es preciso convencerse, como apóstoles, de esta verdad: sin nuestra cooperación fiel y constante, Jesucristo no puede hacer lo que tiene determinado hacer con nosotros. Somos las manos, los pies, los ojos, la mente, el corazón de Jesucristo; somos los canales y medios por los que Él se va a comunicar a la humanidad. Por nosotros hará sentir a los hombres cuanto los ama y cómo desea ser amado de ellos; por nosotros va a manifestar sus misericordias; por nosotros va a sembrar la paz que anunciaron los ángeles desde el día de su nacimiento, cuando cantaron sobre su cuna, prometiéndola a los hombres de buena voluntad; por nosotros hermanará a todas las naciones, a todas las razas, a todas las clases sociales, borrando las envidias y los odios, y uniéndonos a todos en un solo corazón y un solo espíritu.

¡Qué gran distinción nos ha hecho Jesucristo, pero que gran responsabilidad ha puesto también sobre nuestros hombros!

 

 

 

 



 

 

 

 

 









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |