Menu


¿A quién obliga la castidad?
La castidad es virtud de valientes. No es una virtud exclusiva de los solteros, sacerdotes o religiosos, todos estamos llamados a vivirla


Por: Jesús Jiménez Rojas |



Todos estamos llamados a la castidad. No es una virtud que sea exclusiva de los solteros, sacerdotes o religiosos.

Los solteros están llamados a la castidad en continencia por amor a Dios y a su futuro esposo(a).

Los casados también están llamados a la castidad conyugal pero no a la continencia. La castidad conyugal se manifiesta con una vida sexual basada en el amor y regida por la inteligencia, en la que se respeta a la otra persona como imagen de Dios. La castidad también se expresará en la fidelidad incondicional, así como en la apertura total a la concepción de una nueva vida en las relaciones sexuales.

Los sacerdotes y religiosos están llamados a la castidad en la continencia por amor a Dios, para darle exclusividad en su entrega.

La castidad no es sólo "no tener relaciones sexuales". También implica la pureza de la mente y del corazón: mantenerlos libres de imágenes, conversaciones, pensamientos o acciones solitarias que dañan nuestra alma. Muchas veces se puede pecar más desde dentro (con los pensamientos impuros) que desde afuera.

Los medios de comunicación: películas, videos, canciones, revistas, nos bombardean diariamente con mensajes contrarios a la castidad y sin embargo, curiosamente, la pureza se está poniendo de moda.

Semana Anual de Castidad
Este año, en Estados Unidos, más de cien grupos la celebraron por tercera vez. La idea del evento es llamar la atención sobre el valor de la castidad y ofrecer una alternativa al libertinaje sexual que afecta a la sociedad de hoy, motivar a los jóvenes a esperar hasta el matrimonio para comenzar su actividad sexual. Además, promueve entre las parejas casadas, el compromiso de ser fieles a su esposo o esposa.

Según los organizadores, el mensaje está llegando a los jóvenes, los que a su vez están motivando a los adultos. Una joven de 17 años, declaró que en medio de la cultura moderna es difícil permanecer virgen (o casto, en el caso de los varones), pero el esfuerzo vale la pena. Se lamentaba porque rara vez se habla de la castidad en las clases de educación sexual en las escuelas. Sin embargo, ella afirmó que entre los jóvenes de su país hay un regreso a los valores tradicionales.

El movimiento en favor del valor de permanecer castos hasta el matrimonio, ha ido más allá de las fronteras de Estados Unidos. Hace poco, centenares de jóvenes de todo el mundo se reunieron en Seúl, capital de Corea del Sur, para promover la idea de practicar la castidad antes de casarse.

Segunda castidad
Existe otro movimiento para aquellos jóvenes que ya han tenido relaciones íntimas fuera del matrimonio, y que al darse cuenta de las consecuencias que provoca en su cuerpo, en su mente y en su alma, han decidido con toda su inteligencia y voluntad, optar por una "segunda castidad". Los jóvenes hacen una promesa solemne, un juramento delante de Dios, para mantenerse castos a partir de ese momento hasta el matrimonio.


Ventajas humanas de la castidad
Quienes optan por mantenerse puros hasta el matrimonio -tanto hombres como mujeres- están forjando una voluntad a prueba de fuego y una firmeza de convicciones, lo que les hace ser "muy buenos partidos" para el matrimonio. Seguramente, son personas que saben elegir lo que quieren y cuándo. Son verdaderos dueños de la situación y no víctimas de sus pasiones.

"Lo que tú eres –le decía una chica virgen, a otra que le insistía en que debía tener relaciones con su novio- yo mañana lo puedo ser. Pero lo que yo soy, tú ya no lo podrás ser nunca".

La castidad evita problemas y enfermedades
Por los mensajes que recibimos de los medios, podríamos pensar en que una relación fuera del matrimonio no tiene consecuencias. Pero sí las tiene: ideales truncados, con consecuencias psicológicas; embarazos no deseados con la tentación de recurrir al aborto; contagio de enfermedades de transmisión sexual.

La castidad no sólo se promueve ahora por una razón moral. Hoy es cosa de vida o muerte.

Algunas organizaciones privadas y los gobiernos de diversos países , promueven el uso del condón, presentándolo como un medio para luchar contra el SIDA. Sin embargo, varios estudios científicos han demostrado ya, que los preservativos no pueden ser considerados como un medio infalible para evitar el contagio.

Investigadores del "University College" de Londres, llegaron a la conclusión que la distribución masiva de preservativos y otros medios anticonceptivos, aumenta el peligro de contraer enfermedades sexuales, porque fomentan un comportamiento sexual arriesgado y no se ha demostrado que su promoción haya tenido un efecto positivo sobre el número de contagios del SIDA.

En Kenia, por ejemplo, la demanda de preservativos ha aumentado en un 250% durante los últimos tres años, debido a la promoción gubernamental de su uso para luchar contra el SIDA. En una población de 30 millones de personas, se calcula que unos 2 millones están infectados por el virus VIH, cifra que aumenta día a día. Actualmente, unas 500 personas mueren de SIDA cada mes.

El Consejo de Consumidores de Hong Kong, compró unos 27.000 preservativos de 66 marcas diversas para su examen y descubrió que más de la tercera parte de los preservativos adquiridos en el territorio son inseguros.

 

 

Celibato y castidad

¿Quieres conocer la doctrina de la Iglesia acerca de la castidad?
consulta en el Catecismo de la Iglesia Católica, nos. 2337 a 2359



 

 



 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí