Menu


Dedos que hablan.
Juego que nos enseña las bienaventuranzas, desarrollando la expresión corporal.


Por: CAP | Fuente: CAP



Objetivo:

Reforzar las enseñanzas que nos dio Cristo con las bienaventuranzas, valorando
al mismo tiempo la capacidad de expresión corporal.

Desarrollo:

El maestro escogerá a tres alumnos para que pasen al frente del grupo y les dirá
el tema que les tocó representar dándoles un tiempo para que lo preparen. Ellos
tratarán de comunicar a sus compañeros el tema por medio de mímica. Los demás
integrantes del grupo sí pueden hablar para aclarar sus dudas, pero los mímicos
solo podrán contestar por medio de señales preestablecidas hechas con los dedos,
en las que se indicará: afirmación, negación, cerca de la afirmación, o
“perdidos”.

Ejemplo:

El sermón de la montaña.
Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los
Cielos.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios, etc.
El buen samaritano.
El apostolado.
La caridad de los enemigos.
Los escribas y los fariseos;
El rico avaro;
El rico epulón y el pobre Lázaro.

 

 

 

 



* Síguenos en nuestras redes sociales y comparte con nosotros tu opinión:
Facebook Catholic.net.
Twitter Catholic.net.

* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión":Foros de discusión de Catholic.net









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |